Horchata Frapuccino
Vía starbucks.com

La reconocida cadena de franquicias norteamericana Starbucks ahora cuenta con el Horchata Frappuccino en su menú, un producto que, por primera vez, esquiva cualquier lácteo. Está hecho a base de leche de almendras y su nombre proviene de la tradicional bebida italiana.

La horchata se consume mucho en algunos países de América Latina, como México, Guatemala, Honduras y El Salvador; y de Europa, como Italia y España (sobre todo en Valencia).

Por primera vez, uno de los ítems de la carta está especialmente diseñado sin leche animal. En algunos Starbucks la gente puede solicitar que le sirvan leche de soya o de almendras. Sin embargo, el formato original en la carta siempre es con leche de vaca.

Además de leche de almendras, el Horchata Frappuccino lleva sirope de canela, café y hielo, con una cubierta de crema batida, sirope de caramelo y canela con azúcar en polvo. Los toppings son opcionales, así que los intolerantes y alérgicos a la canela también pueden probarlo.

Horchata a la italiana

Horchata de chufa
Horchata de chufa

 

La horchata varía de un país a otro. En algunas partes se hace a base de leche de arroz, en otros leche de cebada y en Italia leche de almendras. Este último estilo fue el seleccionado por Starbucks para el Horchata Frappuccino.

En algunos seguidores latinoamericanos de Starbucks la salida al mercado del nuevo producto generó disgusto, porque para ellos no tiene ningún ingrediente relacionado con la horchata. Por lo menos en México, la bebida se suele hacer con arroz o avena, agua y azúcar. Por eso, al probar el Horchata Frappuccino, los mexicanos se sentían decepcionados.

En España la hacen con chufa (cebada) y la sirven con canela y piel de limón. En otras regiones la preparan con ajonjolí. Lo cierto es que este Frappuccino es a base de leche de almendras, a la italiana. La estrategia de mercadeo debería aclararlo.

Pero de lo que no cabe duda es que se trata de una excelente opción para los intolerantes a la lactosa.

 

También le puede interesar: Comer insectos, ¿la dieta del futuro?.

 

Comments

comments