shiitake

Shiitake es una palabra japonesa que combina la palabra hongo con el nombre del árbol que provee la madera muerta sobre la que crece. Tanto en coreano como en chino, se traduce como hongo fragante. Y aunque es autóctono de Japón y China, forma parte de la despensa de varios países asiáticos.

Como muchos alimentos de uso ancestral, se destacan sus propiedades curativas, relacionadas con la estimulación y aumento de la energía, además del fortalecimiento del sistema inmunológico. Por ejemplo, para la medicina china es un alimento que favorece una vida larga y sana.

También se utiliza para tratar la gripe e infecciones respiratorias, como antiviral, para reducir los niveles de azúcar en la sangre, bajar los niveles colesterol y triglicéridos, para prevenir el cáncer y detener la tumoración, entre otros.

El shiitake no contiene vitamina D como tal, pero si un precursor que se llama ergocalciferol. Esta previtamina es muy abundante en el hongo, que unida a la luz ultravioleta se convertirá en nuestro organismo en vitamina D2. Actualmente, se cultiva en todo el mundo.

Cómo consumirlo

shiitake

El shiitake es un hongo más grande que un champiñón, de color café oscuro hacia el centro y más claro en los bordes. Como cualquiera de su estilo comestible, se utiliza, sobre todo, en la gastronomía asiática, en salteados con pasta o arroz,  y se conoce como la “carne del bosque”.

En occidente, es más común conseguirlo seco, en algunos supermercados grandes y en tiendas especializadas en ingredientes asiáticos. El que viene seco, basta con dejarlo unos 30 minutos en remojo con agua tibia y está listo para su uso. Una vez cocinado presenta una delicada textura que cautiva al paladar.

Algunas de las formas en que se pueden disfrutar son: incluir rebanadas de shiitake en una sopa miso, saltearlos en mantequilla o aceite de sésamo e incluir en ensaladas, arroces o con tallarines, también servir sobre carnes o con vegetales como vainitas, calabacín o zanahorias.

También pueden cocinarse a la parrilla frotados con aceite de oliva y un poco de sal, hornearlos en una bandeja ligeramente engrasada o sobre pan con mantequilla, colocarlos en agua hirviendo y servir con su caldo, o picar muy finamente e incluir junto a otras especias en un bowl. Igualmente se pueden preparar fritos.

Este hongo se ha convertido en complemento alimenticio para vegetarianos y veganos, por su alto contenido en aminoácidos.

También le puede interesar: Granos y cereales, sepa cómo conservarlos

 

Comments

comments