Old Limestone

Un buen whisky amerita un agua de igual calidad. No es un mito o una cábala dentro del mundo del destilado ámbar, ¡es cuestión de ciencia! Un estudio realizado por Scientific Reports Nature demostró que existe una molécula en el licor que se activa mucho mejor cuando entra en contacto con el H2O.

No es de extrañar entonces que los grandes destiladores, conocedores y esnobs del whisky (desde Escocia, pasando por Kentucky y hasta Japón) estén obsesionados con el agua y el carácter distintivo que ofrece esta bebida espirituosa. Pensando en ello crearon Old Limestone, un agua extraída de los manantiales en Kentucky, Estados Unidos, concebida, especialmente, para mezclarse con bourbon.

Old Limestone, para mezclar y exponenciar sabor

Old Limestone

La idea de producir esta agua nació ante la necesidad de Barry Gluck y Doug Keeney fundadores de la marca, de tomarse un buen bourbon. Tras diversas investigaciones, notaron que el líquido para mezclar debía tener ciertas características y estar bajo condiciones especificas para no destruir el sabor y suavidad del destilado.

Es así como decidieron embotellar y vender agua extraída directamente del acuífero de piedra caliza que surte a las destilerías locales. Esto permite que tanto el bourbon como el líquido con el que se mezclará posean el mismo coctel de minerales y se mantenga la suavidad de la bebida en boca.

Te puede interesar: Diferencia entre bourbon y whisky

Comments

comments