trufa

Conocida como  “el diamante negro”, la trufa es uno de esos codiciados alimentos, muchos han llegado a pagar hasta 1.000 euros por kilo. Esta especie de hongo se ha convertido en el lujo de los paladares y uno de los ingredientes de cocina más apreciados, por su tan particular aroma y sabor. 

Lo que hace que sea tan costosa es su recolección, porque se deben buscar bajo tierra. Para lograr una exploración feliz, se necesita un buen cazador, uno de los olfatos más calificados para este trabajo son los perros por su increíble facultad de detectar las trufas por el olor que expiden, pero uno de los mejores en su estilo y preferido por los recolectores es el cerdo, estos poseen una gran habilidad para encontrar las de mayor tamaño.  

En la temporada de invierno, suelen conseguirse mejores cultivos en Soria- España, además de ser acreedores de una de las fincas con mayor plantación mundial. Puede producir varias toneladas de trufas al año, lo que sería 25% de la producción mundial. Este codiciado hongo puede llegar a costar hasta 225.000 euros, como por ejemplo una que pesó más de un kilo y medio.

¿Qué hace la trufa tan codiciada por los paladares? 

Lo que las hace un objeto de deseo – además de su sabor- es que son realmente complicadas de conseguir y no son un producto que se consigue en cualquier anaquel.  Para estas puedan prosperar deben existir diversas variables, una de ellas es que en suelo debe existir una importante presencia de hongos además de unas condiciones climáticas húmedas. Al ser tan complicada su cosecha, su forma natural de crecimiento se da en las raíces de los arboles y este proceso puede tardar hasta unos 20 años para que comiencen a brotar, todo esto ha hecho que esta caprichoso hongo sea casi imposible de cultivar. 

En el mundo de la gastronomía, la trufa ha ganado bastante prestigio entre los fogones, para muchos cocineros su sabor es todo un deleite. Algunos suelen describir su olor como  a musgo, humus, madera húmeda, gas, a hongo desecado.  Pero lo que realmente lo hace adictivo es contienen una sustancia que se llama androsterona un compuesto que se encuentra en el sudor axilar del hombre y en la saliva del cerdo macho y le sirve para inducir el apareamiento de la hembra, aunque parezca un poco desagradable, inconscientemente este olor implica que que nos atrapa sin darnos cuenta.  

Una forma bastante frecuente de encontrarla en las preparaciones es utilizada como condimento en los guisos o para aportarle un toque de sabor a los embutidos y quesos. Para algunos la mejor forma de comerlo rebanarlo en láminas y dejar caer en la preparación.

También te puede interesar: La trufa negra más grande del mundo

Comments

comments