leche condensada

Dos de los ingredientes más utilizados en el mundo de la pastelería son la leche condensada y la evaporada. Por lo general, la primera suele utilizarse mucho más por su textura espesa y su delicioso sabor dulce, pero la segunda también está muy presente en distintas recetas de postres.

Ambas son leche, pero no se obtienen mediante el mismo proceso ni con los mismos ingredientes ni para ser utilizadas del mismo modo. Cada una tiene sus rasgos propios que son interesantes de conocer.

Diferencias entre condensada y evaporada

¿Cuáles son?

La leche evaporada no es más que leche de vaca a la que le han reducido su cantidad de agua en 60%, por lo que su sabor es mucho más concentrado que la convencional. Por su parte, la leche condensada pasa por un proceso muy similar pero le añaden azúcar, lo que le da el sabor, el color y la textura característicos.

A ambos productos les añaden conservantes y estabilizadores para alargarles la vida útil.

leche condensada
Leche condensada

¿Cómo se hacen?

La leche se calienta a una temperatura controlada por un tiempo determinado, para acabar con los microorganismos indeseados y concentrar su sabor. Al haber evaporado gran parte del agua presente, ya se obtiene la leche evaporada.

Para obtener la leche condensada se sigue el mismo proceso que para la evaporada y luego se le añade azúcar. Se deja espesar y cuando esté fría se enlata.

¿Cómo lucen?

La leche condensada es mucho más densa y amarillenta, mientras que la leche evaporada tiene una consistencia similar a la leche descremada y es más blanca. Ambas suelen comercializarse en latas, aunque la condensada a veces viene en envases de cartón o tubitos de aluminio.

leche evaporada
Leche evaporada enlatada

¿Cómo utilizarlas?

Básicamente, ambas pueden ser utilizadas para cualquier postre. La condensada es mucho más popular y en ocasiones hasta se emplea como sustituta de la leche normal para tomar café. También la usan como cobertura para tortas, o endulzante en otros postres. Es fundamental en preparaciones como pie de limón, o mousses. Por su parte, la evaporada también está muy presente en fudges, panes e incluso platillos salados.

Hay preparaciones que incluyen ambos productos, como la típica torta tres leches.

Después de todo, no son tan distintas, pues lo que realmente cambia toda la historia es el azúcar. Sea usted quien invente y decida cómo utilizarlas en ricos platos.

También le puede interesar: Una forma ingeniosa de tapar el vino sobrante: condones

Con información de Chowhound.

Comments

comments