setas

Dentro de las setas también se les conocen: champiñones, girgolas o portobellos.  En todo el mundo se les conoce y tienen una gran influencia en la gastronomía. Los comensales poco a poco han integrado a este hongo como parte de su menú diario, no solo por su sabor sino por su bajo contenido en calorías, proteínas y fibra.

En el mundo existen más de 38.000 tipos, entre ellos están los que no son aptos para el consumo humano debido a que son venenosos.  Aunque la gran mayoría se pueden consumir, estos son los más populares en el mercado:

Champiñones: también se les conoce como hongos de París, es uno de los más populares entre las setas. Su producción se mantiene durante todo el año, por lo que se cosecha en otoño. Para reconocerlo de los demás, son blancos de sabor suave, delicado y algo terroso, se pueden comer de muchas formas: crudos, cocidos o en conserva, lo más importante es no mojarlos demasiado porque su carne es muy porosa y absorben mucha agua.

Portobellos: oriundo de las costas Mediterráneas, proviene de la misma familia que los hongos de París. También son populares en todo el mundo, a diferencia de los champiñones su sombrero es mucho más grande, uno 15 centímetros aproximadamente. Su sabor es mucho más intenso y su carne es más firme y carnosa.

Gígolas: su carne es mucho más codiciada, se reconocen por su sombrero en forma de abanico. El color de esta seta varía de gris a pardo y a medida que van madurando se vuelven más amarillentos y a veces de color rosado.  En la cocina se suele comerse salteados, con pastas o al grill.

Morillas: estas setas tiene un aspecto diferente a las demás, tiene una forma bastante parecida a la de un panal de abejas, son de color dorado y algunas son marrones, su sombrero es alargado. En los mercados suelen ofrecerlos deshidratados. Su sabor es bastante complejo y lo asemeja a la madera, por lo que encaja perfectamente con carnes de caza y guisos.

Porcinis: en Italia son las reinas de los fogones. Por su versatilidad posee una carne bastante firme consistente, textura sedosa, tronco de color blanco cubierto de capa marrón claro, y un rico aroma y sabor a nuez. Por sus características es ideal para agregarlas a una ensalada   

Trufas: esta es la reinas de las sepas, no por nada es una de las más costosas del mundo. Lo que hace que sea tan costosa es su recolección, porque se deben buscar bajo tierra. Para lograr una exploración feliz, se necesita un buen cazador, uno de los olfatos más calificados para este trabajo son los perros por su increíble facultad de detectar las trufas por el olor que expiden, pero uno de los mejores en su estilo y preferido por los recolectores es el cerdo, estos poseen una gran habilidad para encontrar las de mayor tamaño.  

S.M

Comments

comments