Hamburger Harry

Hamburger Harry, quien realmente se llama Harry Sperl, es el mayor coleccionista de hamburguesas no comestibles, según The World Record Guinnes.  Este apasionado por las hamburguesas vive en Florida, Estados Unidos,  y donde casi todo el mundo le conoce como Hamburguer Harry.

Es su pasión por esta comida, reina del fast food, lo que le ha llevado a ganarse el apodo. Mesas, sillas, lámparas, cuadros… en su casa de Daytona Beach tiene exactamente 3.724 artículos relacionados con las hamburguesas.

Con queso, sin queso o doble cheeseburguer; según The World Record Guinnes, Hamburger Harry es ahora el mayor coleccionista de hamburguesas (no comestibles) del mundo.

Él mismo explicaba a Guinnes que todo empezó casi por casualidad. Hace 26 años, cuando trabajaba en una tienda de recuerdos y antigüedades de los años 50, decidió comprar un set de hamburguesas de plástico para fotografiar y mostrar en una bandeja de uno de los coches vintage que trataba de vender. Y así comenzó su colección.

Hamburger Harry

Lo que no sospechaba en ese momento es que casi tres décadas más tarde su cama de agua también tendría forma de hamburguesa. Pósters, un Ronald Mc Donald gigante y hasta una Harley Davison “burguer” de 1987 que al parecer es uno de sus artículos favoritos. Porque las motos son su segunda pasión.

Su próximo proyecto, según explica a Guinnes, será conseguir “una casa apropiada donde sus artículos de hamburguesa pueden vivir”; crear posiblemente un museo oficial de la hamburguesa donde pueda recoger todo su material.

Porque, ojo, este tipo coleccionismo ni es fácil ni barato. La cama de agua con forma de hamburguesa le ha costado, por ejemplo, más de 3.500 dólares. Lo que no ha querido desvelar es el precio del Ronald Mc Donald de tamaño real que tiene en su casa.

Vía: La Vanguardia

Comments

comments