Vía pymnts.com

Desde hace meses, varias de las principales franquicias gastronómicas de Estados Unidos comenzaron a darle un giro a su forma de recibir pedidos de sus clientes. Amazon y Facebook ahora son ventanas para ordenar comida a domicilio, y parece que los resultados están siendo más que satisfactorios.

En julio, la reconocida franquicia de comida T.G.I. Fridays, al estilo BBQ, habilitó la opción de que sus comensales puedan pagar la cena con sus cuentas de Amazon, y se convirtió así en la primera en permitir este tipo de transacciones. Desde la comodidad de un teléfono celular y sin necesidad de cargar un montón de billetes, ahora es posible saldar la deuda de unas ricas costillitas de cerdo.

Por otro lado, la más que famosa pizzería Papa John’s ahora se autodeclara una empresa de comercio digital, ya que, desde que en junio activaron la opción de hacer pedidos por Facebook, el 60% de sus ventas se ha realizado por esa vía.

Mientras tanto, sus más fuertes competencias, las franquicias Domino’s y Pizza Hut, han experimentado con chat bots desde 2016. De este modo, los consumidores piden sus pizzas desde los servicios de mensajería de Facebook Messenger y Twitter.

Un sistema operativo se encarga de hacer todas las preguntas sobre el pedido y el usuario solo debe escoger el tipo de masa, borde, salsa e ingredientes con sus pulgares.

McDonald’s no se queda atrás

Mcdelivery franquicias
McDelivery de Uber – Vía youtube.com

Como es de esperarse, la cadena de restaurantes más grande del mundo no podía quedarse atrás. McDonald’s se alió con la red de transporte privado Uber para implementar su nuevo servicio “McDelivery”. Con la aplicación móvil, las personas podrán encargar su Big Mac con papas extragrandes y recibirlas en la puerta de sus hogares. Tan solo tendrán que pagar el costo adicional del traslado, que apenas ronda los cinco dólares.

Starbucks tiene su propia app

Starbucks App franquicias
Aplicación de Starbucks – Vía amazonaws.com

Tener una aplicación propia también es una estrategia inteligente. Starbucks lo sabía y, por ello, desde inicios del año pasado creó su aplicación para facilitar las compras de sus clientes. Antes de llegar a su tienda más cercana, la gente puede ir armando su pedido y así, cuando ya esté en el sitio, solo tiene que recogerlo y se evita la cola o esperar por los baristas.

No obstante, esta se ha hecho tan popular que ha causado un tráfico terrible. Por ello, los desarrolladores trabajan para evitar inconvenientes y seguir brindándoles facilidades a sus comensales.

Pues, en esta nueva década, pareciera que la mayoría de las grandes franquicias hubieran entendido que si no están en la Red, probablemente, estén dejando de vender cientos de productos.

También le puede interesar: George Lucas compra un nuevo viñedo al sur de Francia.

Con información de Food & Wine.

Comments

comments