Mejor Croissant Artesano de Mantequilla de España

Cada año se celebra el concurso del Mejor Croissant Artesano de Mantequilla de España. En la edición número diez del evento, un pastelero barcelonés se ha adjudicado el prestigioso premio por sus exquisitas habilidades en la bollería.

¡Pero qué buen croissant!

Mejor Croissant Artesano de Mantequilla de España

Gil Prat i Parcel es el artista culinario detrás del logro. Oriundo del pequeño pueblo de Roda Ter, en Barcelona, cautivó al jurado con su crujiente creación. Un joven fielmente dedicado a todo lo relacionado con el mundo de la panadería.

Por sus venas corre la vocación de trabajar con harinas y hornos. Pertenece a la cuarta generación de la Pastelería Prat Can Carriel, que fuera fundada por su bisabuelo en el año 1900. Esta era la cuarta edición en la cual Gil Prat participaba, por lo que significó un triunfo tremendo de su esfuerzo y dedicación.

Refiriéndose a su preparación, comentó que llevaba tiempo estudiando: “Inspirándome en los nueve anteriores vencedores para perfeccionar mi croissant”. En cuanto a cómo fue elaborado, dice que “con diez vueltas, un alveolado grueso que parece un panal de abejas, un color homogénero y utilizando materias de primera calidad para obtener un crujiente de punta a punta. Con matices que fueran desde el dulce al salado”.

El veredicto final terminó por ser muy ajustado. Solo por dos puntos Prat superó al segundo lugar.

La victoria, más allá del prestigio en el gremio, tiene otros beneficios. Al llevarse el primer lugar obtiene mil euros y un reconocimiento a su establecimiento. Además, recibirá capacitación en servicios de comunicación por una agencia especializada.

Así se realiza el concurso

El evento es realizado por la Escuela de Pastelería del Gremio de Barcelona. Desde 2008 galardonan el mejor bollo de hojaldre de toda España. El objetivo de la evaluación es incentivar y premiar los conocimientos de pasteleros artesanos en materia de bollería. Además de exaltar un producto emblemático como lo es el croissant.

Reúne a cerca de 50 participantes de todo el país de la península ibérica. Cada uno debe cumplir con ciertos requisitos para poder optar al premio. Uno de los principales es que la mantequilla sea la única materia grasa aplicada en la elaboración del bocadillo. Deben ser de cuerno recto o de media luna, con un mínimo de tres vueltas. Se necesitan 12 piezas, de entre 45 y 65 gramos cada una. Todas ya cocidas y listas para entregar a los jueces, con un aspecto hojaldrado y alveolado en su interior.

El jurado se compone de maestros reconocidos de la pastelería y panadería. En ocasiones, ganadores de ediciones anteriores se unen al cuerpo de evaluación. El criterio para encontrar al mejor de todos tiene parámetros establecidos. Se toman en cuenta los siguientes aspectos: gusto (40 puntos), alveolado (15 puntos), hojaldrado (15 puntos), color (10 puntos), formato (10 puntos) y acabado (10 puntos). La acumulación da como resultado al ganador.

Con motivos de la décima edición, la organización empezará a promover acciones comunicacionales. Próximamente se espera el lanzamiento de una página web oficial del certamen, donde publicarán biografías de los ganadores, recetas y curiosidades.

También le puede interesar:  Un vino blanco portugués, el mejor en Mundus Vini

Con información de PasteleríaEs y EscoladelGremidePastisseriadeBarcelona

Comments

comments