sabor asiático

El continente asiático está compuesto por 48 países. Por tanto, no es de extrañar que su despensa gastronómica sea amplia, rica y variada. Hoy nos concentraremos en los sabores del este y sudeste de este continente y te diremos cómo dar sabor asiático a tus platos.

Los países asiáticos se diferencian enormemente entre sí, y también lo hacen sus cocinas; incluso entre una región y otra presentan grandes variaciones y riqueza. La lista de consejos a continuación simplemente busca incluir un poco de esos mágicos sabores y aromas en una cocina cotidiana, que no por ser más sencilla ha de ser simple o aburrida.

1. El sabor asiático en los fideos de arroz

Fideos chinos

Los noodles o fideos de arroz, oriundos de China, son muy sabrosos y básicos en la cultura de Asia. Puedes probar salteándolos con vegetales o carnes y definitivamente hacen una gran base para platos al estilo oriental. Muchas de las recetas asiáticas incluyen este ingrediente en su composición. Inténtelo añadiendo los fideos de arroz a una base de caldo de carne, de arroz o de verduras; luego, añade algunos vegetales y conseguirás una sopa similar al ramen japonés.

2. Salsas

Si algo caracteriza la cocina asiática es su uso prodigioso de las salsas y especias. Los sabores compuestos de estos condimentos le dan un gusto muy característico a sus preparaciones. Por ejemplo, puedes valerte de la clásica salsa agridulce para una receta con un toque chino; también de la teriyaki, yakisoba o de ostra japonesa, que hacen maravillas por el pollo; igualmente, de la salsa o el aceite de pescado para un sabor que evoque a Tailandia, o de la ddeok bokki, un clásico de la cocina coreana.

3. Ajonjolí

Esta semilla, también conocida como sésamo, aporta un agradable aroma y una delicada sensación crocante, en especial si se tuesta brevemente antes de usarlo. Del ajonjolí, asimismo, proviene el tahini, que es ideal como aderezo o como base de cremas. El aromático aceite de sésamo es ideal para saltear vegetales. Una opción es preparar unos cubos de pollo frito con salsa de miel y coronar con semillas de sésamo. El resultado es para chuparse los dedos.

4. Toques cítricos y frutales

Pollo chino a la naranja

Un poco de jugo fresco de naranja en el pollo, un toque de limón en los camarones o incluso algo de mango verde en una ensalada, son sencillas adiciones que tu paladar agradecerá. Si te vas más por el lado indio, anímate a experimentar con chutneys de distintas frutas.

5. Leche de coco

Gran sabor de la cocina thai, ya sea con carnes, aves, pescados o mariscos, su presencia siempre hace del plato algo especial. Úsala sin miedo, no te vas a arrepentir. Es más, experimenta agregando un poco a una crema de auyama, una sopa o un arroz.

6. Especias

Estas son básicas para darle sabor asiático a tus comidas. Equípate con jengibre, anís, wasabi, pimienta sishuan, canela, comino, curry y cúrcuma. Con ellas los colores y aromas de tus platos se tornarán más intensos y atractivos. Descubre la combinación que más te guste y ten siempre un mix de especias listo para usar. En manicerías puedes encontrar listas para la venta algunas mezclas, como la de 5 especias, que aportarán un toque distintivo a tu cocina.

7. Hierbas

El cilantro, la albahaca tailandesa, la menta y el limoncillo son esos delicados verdes que harán la diferencia en tus platos. Sé generoso y combínalas con otros condimentos para mayor profundidad.

8. Soya

Este ingrediente es la base de varias recetas con impronta asiática. De allí que toda despensa con entusiasmo por los sabores de este continente debe contenerla. Puedes valerte de la soya para preparar tofu, alguna sopa o, tal vez, arroz con sus brotes.

 

Comments

comments