Cold Brew Coffee Maker KitchenAid
Vía gearhungry.com

A comienzos de 2017, la reconocida marca de electrodomésticos KitchenAid lanzó un nuevo producto que muchos todavía no entienden para qué sirve. Se trata del Cold Brew Coffee Maker, que en español podría traducirse como un hacedor de café frío, pero que realmente es para hacer infusiones. No solo funciona para café, sino también para otro tipo de bebidas, como el té.

Muchos todavía ponen en duda la necesidad de crear un artefacto como este, si fácilmente se puede preparar el café de la forma tradicional y luego enfriarlo. Es ahí donde radica la diferencia.

Hacer infusiones en frío no es lo mismo que con agua caliente. Algunos expertos explican que de esta forma se mantienen muchas propiedades del alimento que con el calor suelen desaparecer. Sin embargo, el sabor no es tan intenso. Por el contrario, es mucho más tenue y no adquiere aromas amargos. Tampoco corre el riesgo de saber a quemado, algo que suele ocurrir al hacer café con agua hirviendo.

Para facilitar ese proceso, apareció este nuevo aparato de cocina de KitchenAid que, según Joe Sevier, editor del portal web norteamericano Epicurious, es un útil y elegante ayudante, aunque, ciertamente, no indispensable.

La idea de hacer el Cold Brew Coffee, o café frío, es que se pueda utilizar para preparaciones más elaboradas como café helado con crema y otros ingredientes. Asimismo, el café conserva sus cualidades por más tiempo. Incluso, se puede preparar té o hacer infusiones con cerveza, vino y otros licores.

KitchenAid café frío
Vía gadgetflowcdn.com

Detalles

El hacedor de café frío está especialmente diseñado para mantenerse dentro del refrigerador. Está hecho de acero inoxidable y vidrio, pesa casi tres kilos y tiene capacidad para 800 mililitros.

Cumple con las tres funciones necesarias, pues aparte de hacer la infusión, también filtra y dispensa el líquido. Dentro de la cápsula de vidrio va un cilindro metálico con orificios que es donde se coloca el café molido, las hierbas o algún otro saborizante. Para dar un ejemplo más simple, dicha parte funciona como las bolsitas de té y el resto del aparato emula las tazas de cerámica.

Tiene un dispensador de rosca que deja salir el líquido directamente al vaso, copa o taza. Solo tendría que sacar el aparato de la nevera para lavarlo, lo cual resulta bastante sencillo al no ser eléctrico.

Su costo es de 100 dólares, quizá algo elevado, pero se debe al material del cual está hecho, su diseño atractivo y, por supuesto, el renombre de su marca, KitchenAid. ¿Pagaría usted ese dinero para poder hacer café frío como se debe?

 

También le puede interesar: Leche condensada y evaporada, ¿en qué se diferencian?

Con información de Epicurious.

Comments

comments