Bar Randolph Pub Ludique

Mantener el espíritu infantil, vaya tarea complicada a veces. El conflicto interno entre lo que es considerado una actitud inmadura o no cohíbe a muchos de disfrutar la vida como si aún fuesen críos. Y si existe una actividad bastante alejada de la edad de la inocencia, esa es, justamente, ir a un bar. Sin embargo, en el Randolph Pub Ludique han decidido verlo de otra manera.

Este local, ubicado en Montreal, Canadá, ofrece junto a su extensa gama de bebidas y comidas, una propuesta totalmente diferente, innovadora y divertida: Juegos de mesa para acompañar una excelente noche de juerga.

Randolph Pub Ludique cuenta en su repertorio con más de 1.500 opciones para divertirse tanto de manera individual como en grupos de hasta 10 personas. Los camareros del lugar se encargan de escoger el juego que más de adapte al cliente para una grata experiencia. Además, hay alternativas como las consolas de videojuegos.

Desde los juegos de mesa más clásicos hasta los menos convencionales u originales del lugar -temáticos y otros que implican retos para beber-, todos ponen a prueba la inteligencia o la cultura general. Actividades que los visitantes pueden disfrutar cualquier día hasta la una de la mañana.

Bar Randolph Pub Ludique

El bar para niños adultos

La zona que combina el bar con la de juegos está separada del sitio donde los visitantes solo disfrutan de sus bebidas o degustan algún platillo. La entrada a este sector tiene un costo de cinco dólares por persona; sin embargo, las políticas del lugar exigen que la estadía se acompañe con la compra de algún alimento o bebida.

Otra norma, a pesar de su carácter lúdico e infantil, es que solo pueden ingresar mayores de edad. Pero para resolver esto también prestan un servicio a domicilio para celebraciones en la comodidad de la casa y, además, venden sus juegos de mesa en su sede y a través de su página web.

La idea de Randolph Pub Ludique es traer de vuelta esos días de la niñez, cuando, en compañía de amigos, un tablero, tarjetas y dados, era suficiente para pasar un rato de gran felicidad. Claro está, ahora somos más conscientes de la sed.

También le puede interesar: Cat café: aquí hasta el gato es bienvenido a la mesa

Con información de RandolphPubLudique  

 

 

Comments

comments