Amazon Go, el supermercado donde no hay cajeros
Foto: amazon.com

¡Ya está disponible para el público! La primera tienda Amazon Go ya ha abierto sus puertas, los usuarios únicamente necesitarán una cuenta en Amazon, bajar y vincular la aplicación Amazon Go y listo, cualquiera podrá comprar dentro del establecimiento.

Amazon ha equipado el local con tecnología parecida a la que utilizan los vehículos sin conductor y pasa por la visión computarizada, los sensores y el “aprendizaje profundo”, explica la compañía.

El supermercado del futuro cuenta con un gran surtido de productos. Dispone de comidas preparadas para el desayuno, la comida o la cena, así como una selección de ensaladas, sándwiches y refrescos, vinos y cervezas, y algunos productos frescos, como carne.

Amazon Go, el supermercado donde no hay cajeros
Foto: Archivo

Uno de los objetivos de la compañía es que se pueda comprar con mayor privacidad. La probabilidad de robo es prácticamente nula, asegura la empresa. En la tienda, cámaras y sensores de movimiento detectan todos aquellos productos que el cliente adquiere e, incluso, es capaz de localizar, mediante inteligencia artificial, los artículos que el cliente devuelve a los estantes.

Innovadora forma de hacer las compras

Amazon Go, el supermercado donde no hay cajeros
Foto: home.bt.com

El sistema es extremadamente sencillo. El cliente escanea el código de los productos que desea comprar. El importe de dicho producto se carga en la cuenta de Amazon del cliente, para posteriormente pagar todos los productos que se quieren comprar. Amazon Go dispone de un sistema de inteligencia artificial que rastrea todos los productos que se retiran de las estanterías; lo siguen en todo momento, hasta que se paga.

El establecimiento cuenta, de momento, con personas que se encargan de reponer el inventario, preparar comidas en una pequeña cocina que hay en el establecimiento, controlar la sección de alcohol y atender dudas y devoluciones. El futuro ya alcanzó a los clientes de Amazon.

También te puede interesar: Whiskey o whisky, he ahí el dilema

Comments

comments