Foto: 123rf

El ají rocoto es un ingrediente emblemático de la cocina peruana y boliviana. A simple vista posee la apariencia de pimentón pequeño, al probarse se siente una marcada presencia picante que cautiva paladares.

Entre las variedades del ají rocoto se encuentran: el verde, del que se obtiene el ají mirasol al secarse, el limo y el colorado. Todas sus versiones poseen un gusto picante que le aporta un sabor distintivo a las recetas en las que se le utiliza.

La importancia culinaria del rocoto ha extendido desde la época de los Incas hasta nuestros días. Su distintivo sabor le ha otorgado un lugar privilegiado en muchas de las recetas típicas de Perú y Bolivia. La presencia de dicho ingrediente puede apreciarse en ceviches, en guisos y sopas; ensaladas, la boliviana llajua y como acompañamiento del Pique Macho. Pero no solo es el acompañante de estos platos, este ají muta en diva y se convierte en protagonista de platos como el rocoto relleno, crema de rocoto, mermelada de rocoto y pisco sour de ají.

Ají rocoto, bondades de principio a fin

Por muchas décadas se creyó que el ají rocoto era dañino para el ser humano. Sin embargo, a Universidad de San Agustín, de Arequipa realizó un estudio en el que se demuestra todo lo contrario.  Este pequeño ají en forma de pimentón posee un arsenal de bondades tras su consumo.

Algunas de las propiedades más destacables de este ingrediente andino son su gran poder como protector estomacal; por ello resulta efectivo en el tratamiento de úlceras y gastritis. También, es un poderoso desinflamatorio y antibiótico. Por si fuera poco, el picor que produce el rocoto en el paladar hace que se genere una sensación de placer. Esto se debe a que éste ingrediente ayuda a producir endorfinas.

Comments

comments