Aguacates encurtidos
Vía Health.com

El aguacate (palta) es una fruta que a muy pocos disgusta. Su versatilidad y su untuosidad características lo convierten en el aliado perfecto de muchos platillos.

Últimamente, ha pasado a ser tendencia en el ámbito gastronómico. Comenzó con el avolatte, forma de servir el café en el orificio central del aguacate, y luego con el avoart, arte de crear figuras y esculturas con su pulpa y semilla. Es protagonista en muchos sentidos, pero nunca lo había sido en una frasco con jugos ácidos y aromatizantes. ¿O sí?

Son muy comunes los pepinillos o los ajíes encurtidos, pero hasta ahora nunca se había experimentado con aguacates. De por sí, los cocineros son un poco renuentes a almacenar aguacate cortado porque tiende a oxidarse, y porque es tan rico que muy pocas veces sobran trozos.

Lo cierto es que el portal Health.com, en su búsqueda de opciones innovadoras y, por supuesto, saludables, propuso esta técnica del encurtido para consumir los aguacates de una forma diferente.

¿Y cómo prepararlos?

Sugieren que se mezcle ½ taza de vinagre blanco o de cidra, 1 cucharada de sal, otra de semillas de mostaza, 1 cucharadita de azúcar y media de granos de pimienta negra. Tal mixtura debe ir a ebullición a fuego medio y luego dejarse reposar hasta que esté a temperatura ambiente.

Con uno o dos aguacates troceados que se coloquen en un frasco con la mezcla, ya se obtienen los encurtidos del momento. Van muy bien sobre una tostada e incluso integrados en una ensalada o guacamole. Un chile poblano dentro del frasco no queda nada mal, pero solo si los comensales de la casa toleran el picante.

Si no hay chile poblano, una guindilla puede cumplir con la travesura picosa.

No solo son deliciosos, también lucen bastante llamativos y adornan muy bien el refrigerador.

También puede interesarle: Las salsas más picantes del mundo.

Con información de Health.com y Epicurious.com.

Comments

comments