Tim Ho Wan
Foto vía: Wikipedia

En 2009 abría sus puertas en Hong Kong un modestísimo y accesible restaurante con capacidad para no más de 20 comensales. ¿Su nombre? Tim Ho Wan, caracterizado por utilizar condimentos e ingredientes sencillos en sus platos, pero de sabores poderosos, que lograron que al año siguiente ya tuviera su primera estrella Michelin. No es en vano catalogado como el más económico del mundo –luego vinieron otros- con tal distinción.

Tras el éxito obtenido, no era de extrañar que poco a poco se fuera masificando, varios de ellos también ganando su propia estrella. Actualmente, cuenta con 46 sucursales distribuidas en Singapur, Filipinas, Taiwán, Vietnam, Malasia, Indonesia, Macao, Tailandia, Australia, Estados Unidos y Japón.

Sus creadores, los chefs Mak Kwai Pui y Lung King Heen / Foto vía: Orange County Register

Tim Ho Wan fue creado por el chef Mak Kwai Pui, anterior miembro del prestigioso restaurante Lung King Heen (tres estrellas Michelin) en el hotel Four Seasons de Hong Kong, junto a su colega Leung Fai Keung. Sin muchas pretensiones se especializa en los dim sum, que son pequeños platos, por lo general de un bocado y que pueden ser salados o dulces, ya sean hervidos, al vapor, a la plancha o fritos.

Este sencillo restaurante de Hong Kong, el del local original, ubicado en el humilde barrio de Sham Shui Po (el que ganó su primera estrella), es el de mayor encanto. Luego vino uno más amplio en 2-8 Wharf Road, North Point. Allí se trabajan con productos de calidad. Eso sí, no funciona con reserva, por lo que las probabilidades de hacer cola para entrar son muy altas.

Cómo es la dinámica

Tim Ho Wan
El lugar es especializado en los dim sum / Foto vía: Tim Ho Wan

Una vez que logre entrar, si es turista, deje los prejuicios a un lado y disfrute la experiencia. Al sentarse le entregarán un bolígrafo y una hoja con todas las propuestas del menú (escrito en chino e inglés), cada uno con su precio y al lado una casilla para que le dé visto bueno. Esa será la orden de los platos que desea comer. Lo ideal es que marque varios a la vez y más si está acompañado.

Luego le traerán un bol plástico con agua caliente para que usted mismo introduzca sus palitos, cucharitas, platos y tazas. Tras “desinfectarlos”, estará listo para disfrutar de las delicias que allí elaboran.

Qué pedir…

Tim Ho Wan
Los bollos de cerdo a la barbacoa son la sensación / Foto vía: Tim Ho Wan

Uno de los atractivos de este lugar son los bollos de cerdo a la barbacoa. Es una especie de pancitos redondos atractivos por su textura. Son desmenuzables y esponjosos, rellenos con la carne a la brasa, cuyo sabor es un contraste dulce y salado. La ración trae tres.

Por ejemplo, al vapor ofrecen entre sus opciones dumplings (tipo empanaditas) de camarones, camarones con cerdo, con espinacas y rollos de arroz vegetariano.

También hay pastel de zanahoria ligeramente frito, salpicado con trozos de rábano. Es suave, aunque por fuera es crujiente, y para acentuar su sabor trae un camarón. O patas de pollo al vapor con salsa de frijoles negros.

Entre las opciones de postre tienen una esponjosa y ligera torta de huevo al vapor, con un leve toque de caramelo, o gelatina con sabores florales, por citar dos de ellos.

De bebida solo le servirán té, es gratuita y cuando su taza ya no tenga le volverán a servir si así lo desea. El restaurante abre todos los días, desde las 9:00 am hasta las 9:30 pm.

También le puede interesar: Más estrellas Michelin para Hong Kong y Macao en 2019

 

Comments

comments