Foto: La Kasa

Comer en La Kasa es una grata sorpresa, y su slogan no podría ser más oportuno, es un lugar cálido al que siempre querrás volver.

Su especialidad es la carne de caza, su cocinero principal  afirma que está es una carne con sabor “algo que falta hoy en día en la gran mayoría de las carnes”.

Foto: La Kasa
Foto: La Kasa

La Kasa trae una propuesta diferente para cada bloque del día

Un restaurante con una propuesta diseñada para cada bloque horario del día con un ambiente de mesas altas y luz natural.

Abre sus puertas a las 9 de la mañana con una oferta clásica de desayuno español, con café, tostadas de pan recién horneado, bocatines, tortilla, entre otros.

Al mediodía, a la hora del aperitivo, proponen una carta de platos pensados para tomar en barra, todos con la posibilidad de ser probados y compartidos bajo la formula de ración y media ración.

En la tarde la invitación es para disfrutar una carta amplia de dulce e infusiones para compartir una tarde relajada y una selección de helados hechos en “kasa”.

Foto: La Kasa
Foto: La Kasa

Un buen anfitrión

Fuimos recibidos con un vino de palo cortado, un vino histórico no menor de 3o años y una tabla de quesos franceses con membrillo, recomendación por la casa.

En cada bocado de “Lakarta” puedes disfrutar de la armonía de los ingredientes que forma un riquísimo plato dirigido por César Martín y el placer y la pasión que sienten por la carne de caza.

Tabla de quesos franceses/ Foto: La Kasa
Tabla de quesos franceses/ Foto: La Kasa

César Martín expresa que su gusto por la cocina lo obtuvo desde pequeño, cuando veía cocinar a su madre y afirma que lo único que ha hecho en la vida es cocinar.

Martín curso estudios en la Escuela Superior de Hostelería de la Casa de Campo. En la Taberna de Liria vivió una de sus primeras experiencias gastronómicas.

Foto: La Kasa
Foto: La Kasa

“El ambiente, la cocina, los platos, sentir que no era un restaurante normal del día a día, sino que era un lugar especial”, una experiencia que vivió mientras estudiaba en la escuela y eso le dio el paso definitivo a querer crear lo que hoy hace.

El pichón que preparan fuera de la temporada de caza, con pasta garganelli, guiso de caldereta de los menudillos del pichón y el pichón asado co su jugo es lo que César considera como su plato estrella.

Foto: La Kasa
Foto: La Kasa

César se rehusa a tener una estrella Michelin, en sus palabra, “creo que dejaría de ser tan feliz como soy ahora. Me parece que la gente vendría realmente a examinar si de verdad te la mereces, sin ella la gente viene realmente a disfrutar y eso me apetece más”.

Definitivamente La Kasa es un lugar ideal en Madrid para los amantes de la carne de caza.

Foto: La Kasa
Foto: La Kasa

 

Comments

comments