Jesús Sánchez abre Amós en el hotel Rosewood Villa Magna de Madrid

Amós
Amós en el hotel Rosewood Villa Magna en Madrid

Amós llega a la capital en un otoño caliente gracias a las recientes y próximas aperturas, para traer la naturaleza cántabra, una cocina de mar y montaña con protagonismo del producto de origen. La apertura, sine die, se producirá, coincidiendo con la apertura del hotel, en la segunda quincena de octubre.

Por supuesto, el nombre no es baladí. Remite, irremediablemente, al triestrellado Cenador de Amós, casa madre de Jesús Sánchez, quien dirige la propuesta gastronómica del nuevo restaurante en Rosewood Villa Magna. Con Amós, Sánchez quiere mostrar al comensal un espacio confortable y singular, donde se servirá una gran cocina cercana. Así, el nuevo Amós pretende ser un homenaje a la tierra, al producto y a la tradición en la que se sustenta la culinaria cántabra. Todo ello, cómo no, con la prodigiosa mano de Jesús Sánchez, de la que salen también tintes navarros propios de su origen.

En Amós no faltarán algunos de los platos más celebrados de la casa madre en Villaverde de Pontones; tampoco otras creaciones donde Sánchez dará buena cuenta de su toque artesano y mirada actual. Platos míticos como las anchoas, las rabas o los quesos de la Tierruca tendrán cabida sin ninguna duda, así como la huerta navarra, y carnes y pescados del Cantábrico. «Queremos que comer en Amós sea un viaje al norte, a sus productos, a sus elaboraciones tradicionales, al mar y a la huerta. Un viaje en el que reconocer un territorio, un viaje reconfortante», afirma Sánchez.

Amós
Jesús Sánchez (centro) con su equipo de cocina de Amós: Mauro Gracia Lamas (izq.) y Kevin Suárez, (dcha).

En Madrid, Jesús Sánchez contará con los cocineros Mauro Gracia Lamas y Kevin Suárez (este último conocido por quien escribe en su etapa en La Tasquita de Enfente, La Cocina de Frente y La Retasca) como con los chefs responsables de ejecutar la sinfonía culinaria de Amós.

¿Qué platos se encontrarán en Amós?

Al igual que ocurre en el Cenador de Amós, Cantabria y Navarra convivirán en la carta como las dos tierras vinculadas a Jesús Sánchez, por nacimiento y por adopción. Este vínculo está siempre presente en la apuesta por la sostenibilidad y contribución al medio ambiente presente en el ADN de Sánchez.

Con Amós hay una cierta mirada al pasado, a los orígenes de la casa madre hace casi tres décadas. Este nuevo espacio en el hotel Rosewood Villa Magna es una ventana al Cantábrico, una ventana desde la que se vislumbran la montaña y el mar y, también, lugar de bienvenida a los productos de la huerta con los que trabajan Jesús Sánchez y su equipo.

Amós
Jesús Sánchez

Así, no faltarán platos icónicos de Jesús Sánchez como la Alcachofa y cardo estofados en su propia crema, el Cocido vegetal de caricos (alubias rojas) con asado de calabaza, el Ravioli de marisco con vegetales y crema de nécoras, el Taco de merluza con salsa verde y berberechos, los Callos del Abuelo Amós o la Quesada pasiega con helado de mantecado. Y por supuesto, varios más de nuevo cuño, de los que daremos buena cuenta en cuanto abran en octubre.

El espacio

Alejandra Pombo es la arquitecta a cargo del interiorismo de Amós, así como de la decoración de la terraza. El restaurante lucirá paredes de madera con fotos realizadas por el propio chef. La imágenes transportarán al paisaje cántabro. Además, dominarán el espacio detalles clásicos como el suelo de mármol y remates de latón envejecido, sin huir de algunos toques más osados como las sillas de tapicería azul que contrastarán con el espigado gris y blanco de las bancadas.

Además, una moqueta central, de colores neutros hará el recorrido desde la sala hasta la cristalera desde la que se accederá al jardín. Con esta decoración meditada por Pombo, Amós busca ser embajada del Cantábrico en Madrid.

Amós

 C/ Ortega y Gasset, 2, Madrid / Precio medio: 70 euros sin bebida / Teléfono: 91 587 12 34 / Reservas villamagna.reservations@rosewoodhotels.com

También le puede interesar: Jesús Sánchez y su fascinante cocina en el Cenador de Amós