Frevo, un restaurante oculto entre obras de arte

Restaurante Frevo Nueva York
El restaurante, de tipo speakeasy, ofrece comida francesa al estilo contemporáneo / Foto vía: GuildMagazine.com

El arte y la gastronomía van de la mano. Una muestra de cómo se unen estos dos sectores es el restaurante neoyorquino Frevo, un lugar donde, para llegar, hay que pasar a través de una pintura.

Una joya para conocer y saborear

Restaurante Frevo Nueva York
Una galería de arte recibe a los comensales, quienes deberán pasar por una puerta oculta en un cuadro del francés Thomas Lebarthe / Foto vía: TheCeoMagazine.com

Ubicado en eGreenwich Village, es uno de los secretos mejor guardados de la Gran Manzana. Para poder llegar a este fogón, primero se debe saber de su existencia, pues se encuentra oculto detrás de una galería de arte moderno.

En su lado visible, Frevo es una exposición de arte. Específicamente, el espacio exterior cuenta con obras del artista francés Thomas Labarthe, mejor conocido como Tomas-L. Además de ser vistosas y coloridas, una de sus obras, la más grande de todas, esconde la puerta que da acceso al restaurante.

Restaurante Frevo Nueva York
Bernardo Silva (izquierda) y Franco Sampogna (derecha) son los líderes del local / Foto vía: GuildMagazine.com

El establecimiento destaca por ser exclusivo, pues además de su concepto speakeasy (locales clandestinos y ocultos), apenas tiene capacidad para 18 comensales. Según exponen en su portal web, buscan “ofrecer una experiencia culinaria íntima, con una cocina abierta en donde se puede apreciar detalladamente el trabajo del chef”.

El sitio es liderado por el portugués Bernardo Silva y el brasileño Franco Sampogna, quien dirige la cocina. El dúo se conoció hace una década en Francia, país en el que trabajaron por años en diferentes restaurantes.

Un destino oculto que pisa con fuerza

Restaurante Frevo Nueva York
El chef Sampogna es un amante de la cocina francesa, la cual ofrece en su menú / Foto vía: NYTimes.com

Desde medidos de 2019, el lugar ha ganado popularidad por su premisa y su buena gastronomía francesa, interpretada de manera contemporánea por Sampogna. Constantemente, renuevan su menú de degustación, que ofrece seis platos por un precio de 135 dólares. Asimismo, cuentan con alternativas para el maridaje con vino, que tienen un costo de 88 y 220 dólares por persona según la calidad de las botellas.

Ellen Silverman, crítica gastronómica del diario The New York Times, indica que Frevo es un destino ideal para alejarse del bullicio y el dinamismo abrumador típico de la ciudad. Una oportunidad no solo para comer muy bien, sino también para relajarse en un ambiente agradable, artístico y de pocas personas.

Restaurante Frevo Nueva York
El menú de degustación, que se renueva constantemente, se compone de seis platos / Foto vía: NYTimes.com

Todos los que he traído a Frevo han caído bajo su hechizo, que es difícil de resistir. La música es furtiva y sinuosa. La sala tiene una teatralidad nocturna; sentarse en el mostrador con la oscuridad detrás de usted frente a la cocina iluminada puede sentirse como asistir a una fogata extremadamente elegante”, cita Silverman.

También le puede interesar: Kachi Lodge, aventura gastronómica en la altura boliviana

Con información de Frevo y TheNewYorkTimes