El Ingenio, Cervantes en el paladar

El Ingenio

Si el gran personaje de Miguel de Cervantes, Don Quijote de La Mancha, hubiese caminado en sus andanzas por el centro de la Madrid actual, probablemente, El Ingenio habría sido una de sus paradas seguras. De las paredes de esta casa castiza fundada en 1960 por Marcelino Morán (oriundo de Tineo, Asturias) y Carmen Arteaga emana la historia del autor literario posiblemente más reconocido en el mundo y, con ello, el sello y el aroma de la tradición española.

El Ingenio

Los hijos de aquellos pioneros gastronómicos, Carmen y Víctor, se han encargado de que el local hoy en día siga siendo un punto de referencia para el que busca un menú típico, informal, pero de calidad. Aunque su fachada pueda pasar desapercibida, el restaurante mantiene latente su esencia, tanto en sus platos como en los cientos de cuadros y elementos sobre Cervantes que adornan el lugar.

El Ingenio

Los motivos cervantinos, como óleos, vitolas, bandejas, naipes y cajas de fósforos, una biblioteca con numerosas ediciones de El Quijote en distintos idiomas y dialectos (que incluyen vietnamita, quechua y latín macarrónico, entre otros); así como las fotografías de personajes famosos, actores y modelos, que han pasado por allí, lo han convertido en un centro de atracción, casi como un museo. Sin embargo, no le resta el protagonismo a una carta “sabia y humilde” como la han descrito sus propios dueños.

Al gusto de cada provincia

Restaurante El Ingenio
Calamares en su tinta

En este espacio de nostalgia y leyenda es fácil encontrar míticos platillos de las cocinas andaluza, catalana, gallega, extremeña, madrileña y valenciana. Toda España unida en la mesa.

El Ingenio
Pimientos de piquillo rellenos de merluza

Lo que más piden a Carmen, cabeza del lugar y quien también toma las órdenes y hace de mesera, suele ser, de entrada, un plato de cabrales (queso) batido con sidra, espárragos trigueros braseados con escamas de queso manchego y sal, o una estupenda cazuela de gambas.

El Ingenio
Espárragos trigueros a la sal maldón y virutas de manchego

Acto seguido, una ensalada de canónigos con queso de cabra, nueces y mermelada de tomate; luego, una intensa sopa castellana y, como plato principal, un entrecot de cebón gallego o un bacalao a la vizcaína. Todo acompañado del vino tinto de la casa, un Rioja cosecha de Bodegas Perica, cuya botella tiene un valor de 12,10 euros.

El postre se adueña de la noche

Flan de naranja con lágrimas de chocolate

A las 11:30 de la noche, suele salir de la cocina Víctor, quien es el encargado del centro de operaciones junto con su mujer, otra Carmen. Es él quien invita a los comensales a degustar algo más antes de que apaguen los fogones. Pero luego de la cena, surge el clamor por el postre. Los propietarios ponen sobre la mesa un arroz con leche a la asturiana, una versión de este plato típico de distintas regiones de España y Latinoamérica, pero un poco más acuoso. Asimismo, una deliciosa tarta de queso de la casa, que mantiene la receta original de cuando se fundó el restaurante, hace 58 años.

Freixuelo (crepe) relleno de chocolate

En el menú también sobresalen varias preparaciones de arroz, que solo pueden solicitarse por encargo. “Para estos solo utilizamos productos frescos. No tenemos el pescado en la nevera. Si nos piden un arroz caldoso con mariscos, por ejemplo, compramos los ingredientes el mismo día y se hace el platillo listo para llevar, para quien lo desee”, explica Carmen. Ella ha ajustado la atención a las vanguardias y, además del servicio por pedidos, tienen material digital sobre el restaurante. Quienes visitan el local tienen wifi, una estrategia que, asegura, sirve para captar otros públicos y flexibilizar la oferta clásica. “Aquí somos muy cool”, ríe la dueña.

El Ingenio

Los arroces se preparan para un mínimo de dos personas. Pueden ser: caldoso con bogavante, de mariscos, con verduritas o negro.

Tradición en los nuevos tiempos

Restaurante El Ingenio

Para una cena completa, un comensal puede gastar alrededor de 32 euros en el lugar. Esto lo convierte en uno de los restaurantes con trayectoria y reconocidos más económicos de Madrid. Si a eso se le suma la atención personalizada y la localización privilegiada (paralelo a Gran Vía), El Ingenio pasa a ser uno de los imperdibles tradicionales y con carácter informal de la capital española. Su filosofía se mantiene intacta: “Alimentar tanto cuerpo como espíritu y, con los nuevos tiempos, seguir siendo un referente de la comida de siempre”.

@PATIFINI

También puede interesarte: La causa por una buena causa. Una delicia peruana