Comer en un árbol
Vía idealista.com

Comer en un árbol no está reservado únicamente para adolescentes que, sin miedo, suben y toman la fruta. Ahora esto es posible hasta para abuelitos en The Redwoods Treehouse, un restaurante para eventos ubicado en Nueva Zelanda y construido sobre la copa de un árbol.

La idea surgió de los arquitectos Peter Eising y Lucy Gauntlett, del estudio PEL (Pacific Environments Architects Ltd.), luego de participar en una campaña ecológica de las Páginas Amarillas en 2008. Tenían que promocionar el papel y diseñaron una estructura como las casas en los árboles que aparecen en las películas, con ese material. La ubicaron en un secuoya (árbol de gran altura), en el pueblo de Warkworth, Auckland. Allí la sostuvieron, al principio, a 10 metros del suelo con tirantes de acero.

Comer en un árbol

Luego de la campaña, decidieron conservar la estructura y convertirla en restaurante. Con el apoyo de empresarios locales y una compañía de eventos (The Experience Group) lograron la construcción. Se accede a través de una gran pasarela sobre la copa de los árboles vecinos y, al llegar, amplios salones hechos con listones de pino y álamo reciben a los invitados.

Está ubicado a más de 40 metros de altura, tiene una capacidad para 30 personas y presta servicio solo para eventos privados. Desde reuniones corporativas, fiestas de trabajo y lanzamientos de productos hasta bodas íntimas.

Algunos consideran que imita un nido de ave y otros una cebolla. Lo cierto es que en la noche es un espectáculo verlo a lo lejos iluminado. Ha ganado muchos premios de arquitectura en distintas partes del mundo. The Redwoods Treehouse está disponible para convertir esa reunión especial en una experiencia inolvidable.

Web:redwoodstreehouse.co.nz

También puedes leer: Los cafés más emblemáticos de París

Comments

comments