Newsletter

Síguenos

¡Pasajeros a bordo! Aviones convertidos en restaurantes

Comer fuera de casa puede ser toda una experiencia, si se elige bien el lugar. Esta propuesta va dirigida a quienes siempre están buscando establecimientos nuevos que visitar. Cinco aviones abandonados que fueron convertidos en suculentos restaurantes. Además de la buena comida, se puede disfrutar de una velada muy particular para sentirse en el aire.

El Avión (Manuel Antonio, Costa Rica)

Aviones
Foto: airspacemag.com

¡Una vista envidiable! Se trata de un Fairchild C-123 transformado en un local gastronómico, en medio de una jungla costarricense. Tras su restauración y renovación, es famoso por sus platos de mariscos y pescados como calamares fritos, camarones al coco, o filetes de atún de aleta amarilla.

En el pasado, este avión formó parte de uno de los mayores escándalos en la década de los ochenta. Fue relacionado con una red de venta de armas a Irán, la liberación de los rehenes secuestrados en la embajada de los Estados Unidos en el Líbano y la financiación de la guerrilla nicaragüense.

Cuando se destapó el escándalo, la aeronave fue abandonada en el aeropuerto internacional de San José. Posteriormente, en el año 2000, una empresa privada lo adquirió y abrió el restaurante.

Es ideal para disfrutar de una cena informal, con un extenso menú, excelente escena de bar y las mejores vistas del océano Pacífico.

The Airplane Restaurant (Colorado Springs, Estados Unidos)

Aviones
Foto: cnn.com

En esta ocasión, el sitio elegido fue un viejo avión militar, modelo Boeing KC-97 de 1953, de la Fuerza Aérea de los Estados Unidos. Sus propietarios lo adquirieron en 2002 y lo adaptaron como un sitio para servir comidas. Fue uno de los primeros aviones usados para tal fin y tiene espacio para 42 comensales.

En el extenso menú hay platos típicos de ese país. Se incluye, además, un texto que relata la historia del avión y de la Fuerza Aérea norteamericana.

Pero eso no es todo, en las paredes se muestran cientos de imágenes, recuerdos y artefactos raros que trasladan al comensal a otros tiempos.

La Tante DC10 (Accra, Ghana)

Aviones
Foto: luxedb.com

Pareciera que este avión siguiera operando para la aerolínea Ghana Airways, pero su realidad es otra. En el McDonnell Douglas DC-10 se ofrecen platos ghaneses diariamente desde una ubicación privilegiada, justo al lado del aeropuerto.

Acepta a 118 comensales y fue rediseñado sin renunciar a la esencia de la aeronave. Las meseras visten como azafatas y algunos asientos en la recepción conservan la forma original. Lo que antes era primera clase ahora es el área de espera, mientras que la clase económica es el lugar principal para tomar una copa o cenar.

Su menú posee distintas opciones para todo tipo de viajero, aunque dentro de las especialidades se destacan los platos vegetarianos, los khebabs y los platos típicos de Ghana.

Hawai Adda (Ludhiana, India)

Aviones
Foto: uber.com

Se encuentra dentro de un viejo Airbus 320 que perteneció a la compañía Air India. La carta trae platos especialmente vegetarianos y su entorno muestra el fuselaje forrado con cabinas ostentosas. La decoración está inspirada en el Maharaja Express, el tren más lujoso de India.

Su capacidad es de 100 comensales. El interior de la aeronave tardó más de un año para ser el espacio gastronómico que es ahora. Quizá es uno de los restaurantes de este tipo más elegante del mundo.

Fue a finales del 2016 cuando una compañía de hostelería de Nueva Delhi lo inauguró. Precisamente, el nombre de este negocio significa aeropuerto en hindi, que es uno de los dos idiomas con carácter oficial en la India.

Steaks on a Plane (Bolton, Reino Unido)

Aviones
Foto: thesun.co.uk

Este Boeing 737 solía ser un avión ruso, pero fue renovado en 2015 y su nombre es un juego de palabras que evoca la película Snakes on a plane. No mantiene la estructura completa, pues se le han eliminado las alas y se ha cortado por la mitad.

Es un establecimiento de comida rápida que ofrece grandes porciones de filetes, hamburguesas y tapas. Cuenta con mesas y sillas para acomodar a 28 comensales y una cocina abierta que sirve la comida en recipientes desechables.

La cabina del piloto, aún intacta, permite a los clientes sentarse ante los mandos y tomarse las fotos que deseen.

Sin duda alguna, visitar estos aviones será una experiencia gastronómica muy divertida.

También te puede interesar: Restaurantes con fascinantes diseños de baños

#CocinaYVino

Buena comida, buen vino
y buena compañía

Síguenos en Instagram