Ávila Tei, el restaurante japonés más antiguo de Caracas, lleva 35 años ofreciendo esos platos al paladar venezolano. Nació en una humilde casa en El Rosal, luego se trasladaron a la Torre KPMG en Chacao y, actualmente, están ubicados en el Centro Coinasa, en La Castellana. También están presentes en Miami y Curaçao.

Ávila Tei tiene capacidad para 155 personas. La decoración, refinada, de tonos oscuros e iluminación tenue, promete una experiencia inigualable para los comensales.

avila tei

Cuenta con una barra de sushi, una sala común —que antes era armonizada por un espejo de agua— con sofás, cubículos semiprivados y, en el piso superior, salas privadas con alfombras de tatami y puertas corredizas de bambú; aquí se deben quitar los zapatos para disfrutar la velada al mejor estilo japonés. Y para aquellos que deseen comer al aire libre, la terraza es una agradable opción.

Un dato curioso es que el diseño de Ávila Tei está inspirado en las cuatro estaciones del año. Cada esquina representa una época y son identificadas con flores típicas del país asiático, como el narciso, la violeta, la flor de arce, la orquídea japonesa, el loto y la simbólica flor de cerezo.

Maetoyo Mori es el chef encargado de preparar los platos calientes, mientras que Osamu Hasegawa es el experto en la comida fría.

El propietario del restaurante, Hiroyuki Takeuchi, llegó a Venezuela como chef del embajador de Japón y se quedó prendado de la calidez venezolana. Confiesa que adora las arepas y el tradicional vino de arroz (sake) y afirma que antes el sushi no era tan popular. “Antes servíamos sushi un día a la semana, los miércoles”. Para manejar el local, el señor Takeuchi parte de una idea fundamental: “Cuando los clientes están aquí deben sentirse como en su casa”.

El menú

La carta de Ávila Tei es netamente tradicional. El menú es costoso, pero vale la pena probar su noble tartar de salmón, sus crujientes croquetas de cangrejo, los clásicos futomakis, el ramen y el Ika Maruyaki, una parrilla de calamar en salsa de jengibre. Y para cerrar con broche de oro, el comensal debe probar el gustoso helado frito de caraotas dulces.

Visitar Ávila Tei es experimentar un deleite visual por la cuidada presentación de sus platos, además de degustar los amplios y evolucionados sabores de la Tierra del Sol Naciente. “La comida japonesa tiene la sazón del hogar, por ello Ávila Tei es una combinación de humanidad, hospitalidad y cultura. Detrás de cada plato, se esconde una historia”, comparte, orgulloso, el señor Hiroyuki Takeuchi.

Coordenadas: Centro Coinasa, PB, local 1. Avenida San Felipe, La Castellana, Caracas. Teléfonos: 0212 2630806 y 2631520.

Por David Venegas / @venegas_d

Fotos Rafael Hernández / @rafatenangel

Comments

comments