Alchemist, un lugar donde no existen límites

Alchemist / Rasmus Munk
El plato "1984" se inspira en la novela homónima / Foto vía: Claes Bech Poulse

Hogar del chef Rasmus Munk, el restaurante danés Alchemist es considerado uno de los más creativos y transgresores del mundo. Caracterizado por su permanente irreverencia, Munk ha ideado una nueva propuesta para su local que promete brindar una experiencia única a los comensales.

Alchemist (Copenhague) ostenta dos estrellas Michelin e, incluso, llegó a ganarle el primer lugar a Noma, de Rene Redzepi, en la White Guide, dedicada a resaltar lo mejor de la culinaria de los países nórdicos. Asimismo, obtuvo el premio a mejor restaurante nuevo en 2016, según Opinionated About Dinning (OAD).

Alchemist / Rasmus Munk
Imágenes se proyectan en las superficies del restaurante / Foto vía: Søren Gammelmark

Allí, el joven Rasmus Munk le da vuelo su gran imaginación, creando un concepto donde no solo importa estimular al paladar, sino también al resto de los sentidos. Esto lo hace no solo a través de platos innovadores e impactantes, sino también con ambientes donde se proyectan imágenes en el techo o sonidos específicos que acompañan cada comida.

El confinamiento causado por la pandemia de coronavirus (COVID-19) le sirvió para remodelar tanto los espacios físicos como su menú, que ya comienza a llamar la atención de los foodies en redes sociales.

El toque transgresor en Alchemist

Alchemist / Rasmus Munk
Violinistas pondrán el toque musical en uno de sus salones / Foto vía: Søren Gammelmark

El primer espacio donde comienza la experiencia inmersiva es la cúpula, donde el techo y las paredes forman parte del concepto. Esto, a través de diversas proyecciones que atraparán a los comensales.

Seguidamente, Rasmus inauguró una sala musical. De la mano de la orquesta Copenhagen Phil, tres violinistas se rotarán para interpretar a “Lulu”, quien tocará piezas cuidadosamente seleccionadas en un cuarto oscuro. Según el chef, la música ayudará a elevar los sabores de la comida.

Alchemist / Rasmus Munk
El salón rosado es otra de las novedades en Alchemist / Foto vía: Søren Gammelmark

Por último, se acondicionó el “cuarto rosa”, un sitio que puede ser incómodo, en el aspecto visual, para muchos. Se trata de un espacio donde las tonalidades rosadas abundan y donde “la idea detrás de esto es jugar con el contraste entre cumplir con las reglas sociales autorizadas y el anhelo de soltarse”.

Los sabores de Rasmus Munk

Cada menú que diseña el danés está pensado para transmitir una idea. En una entrevista reciente, comentó que este año el tema principal serán las “emociones”, con creaciones que buscan exponer “diferentes tipos de estímulos, algunos artísticos, otros gastronómicos y otros comentando temas sociales”.

Aquí, algunos de los platos que se podrán gozar en su nueva apuesta

1984

Alchemist / Rasmus Munk
La pupila del ojo se llena con jugo de espárragos blancos, pistachos y hamachi crudo, se cubre con caviar y un gel de ojos de pescado / Foto vía: Claes Bech Poulse

Se inspira en la novela homónima del escritor George Orwell, publicada en 1949. En esta se describe una sociedad distópica que está en constante vigilancia de “El Gran Hermano”, cuyo ojo inquisidor se refleja en el plato del chef. Munk hace un paralelismo entre este tema y las redes sociales, una nueva forma de vigilancia y control social

“La pupila del ojo se llena con jugo de espárragos blancos, pistachos y hamachi crudo, se cubre con caviar y un gel de ojos de pescado”, dice sobre la preparación.

Antwich

Alchemist / Rasmus Munk
El insecto se integra en los diversos elementos de esta creación / Foto vía: Søren Gammelmark

Un sándwich de helado donde el ingrediente principal son las hormigas, insecto muy consumido en algunas culturas asiáticas, africanas y latinoamericanas. Caracterizadas por sus “sabores cítricos”, están presentes en todos los elementos de esta creación Por ejemplo, el helado “se elabora combinando leche de oveja y hormigas frescas”.

Lifeline

Alchemist / Rasmus Munk
Su forma busca incentivar la donación de sangre en Dinamarca / Foto vía: Søren Gammelmark

Un postre que tiene una finalidad muy clara: incentivar la donación de sangre. Para Munk, es una buena causa que merece ser visibilizada, pues muchas personas requieren donantes de sangre en Dinamarca.

Es un helado que se elabora con sangre de cerdo, crema de leche y azúcar. Según expone, la sangre sirve como reemplazante de los huevos, actuando como emulsionante. “Se rellena con mermelada de arándanos silvestres y un ‘ganache’ elaborado con garum de sangre de ciervo y aceite de enebro”, añade.

Double Trouble

Alchemist / Rasmus Munk
El chef combate dos especies invasoras usándolas como alimento / Foto vía: Søren Gammelmark

Munk incluye en esta preparación dos insumos que generan problemas ambientales: medusas lunares y la planta conocida como rosa rugosa. Ambas son especies invasoras que hacen de las suyas en territorios daneses, por lo que lucha contra ellas usándolas en su fogón.

La medusa se marina en un aceite elaborado con la planta y se sirven con “una salsa nuoc mam con cilantro, salsa de pescado, ajíes verdes, té gyokuro y cubierto con hierbas de playa”.

También le puede interesar: Los artísticos platos del ilustre Massimo Bottura

Con información de Alchemist