Newsletter

Síguenos

Sónsoles de la Peña: «Comer bonito es importante»

Cuando se habla de una buena mesa no se trata únicamente de la comida que se prepara y presenta al comensal. También tiene que ver con la belleza de la decoración de ese espacio donde se come y de los elementos que invitan al disfrute y el compartir. Así lo plantea, con alegría, Sónsoles de la Peña, decoradora de mesas y conductora del programa Viste tu Fiesta del canal De Casa.

De la Peña se considera a sí misma «La conseguidora de Madrid». Nacida en Vigo y residenciada en la capital española, toda la vida se ha fascinado por buscar objetos y regalos especiales para sus amistades. Con esta curiosidad por las cosas singulares y sorprendentes, todo tipo de adornos y artilugios, emprendió un proyecto digital llamado Pide por esa boca, que hoy en día cuenta con casi 50 mil seguidores en Instagram. Todos ellos, usuarios que buscan en sus consejos volver a la tradición de las mesas bonitas y elegantes.

«Me encantaba descubrir sitios, como, por ejemplo, tiendas pequeñas llenas de curiosidades. Y cuando mis hijos se independizaron, abrí mi blog de Pide por esa boca, que es una frase que significa que no tienes más que pedir algo y te lo darán», comenta sobre un proyecto cuyo fin último era convertirse en un programa de decoración de mesas. Y lo logró.

Hoy en día, De la Peña es conocida por explicar con esmero y cuidado qué mantel es el ideal para una ocasión, dónde deben ir los cubiertos y vasos, y qué detalles y elementos pueden ubicarse en una mesa.

De la Peña: «La decoración es fundamental»

Sónsoles de la Peña. / Foto: Carlos Aranguren

Para De la Peña, la decoración de las mesas no es cosa de la antigüedad. Al contrario, se trata de una forma siempre vigente de expresar empatía con los invitados, generar un espacio agradable y propiciar un buen compartir.

«La decoración de la mesa es absolutamente fundamental. Puedes comer una comida buenísima, pero si no está ambientada puede que no te parezca del todo buena», asegura. Así, agrega que para ella «la mesa es un lienzo en blanco» donde vuelca «toda la creatividad».

En sus redes, se pueden apreciar fotografías de cientos de mesas muy diferentes entre sí.
«Tengo muchísimo homenaje y todo lo que sale en mi Instagram lo he hecho yo. Cambio mucho el escenario según la ocasión, cambio la vajilla y combino con colores distintos», subraya a Cocina y Vino. 

Creatividad, colores y buen gusto

Mesa decorada por Sónsoles de la Peña. / Foto: Carlos Aranguren

De la Peña afirma que no hay límites ni reglas para la decoración, siempre que se siga una línea de armonía y creatividad; además de las normas de protocolo básicas que nunca hay que saltarse.

«Hace falta tener creatividad, pensar en algunos elementos antes de empezar y tener un sentido del color para mezclarlo todo», afirma. Así, la decoradora recopila objetos que tiene en su casa, selecciona algunos y parte de estos para generar una idea de decoración.

«Por ejemplo, hoy he comido sola y me he montado una mesa en tonos morados. Reviso todos los elementos morados que tengo, los organizo y los uso. También puedo partir de unas flores o de la mantelería, y de allí me sale un torrente de ideas. Se trata de comer bonito», dice.

Elementos imprescindibles

Mesa concebida por Sónsoles de la Peña. / Foto: Carlos Aranguren

La decoración de mesas da lugar a infinitas posibilidades. Pero, según De la Peña, hay dos elementos básicos imprescindibles que se deben tener en cuenta para lograrlo con éxito: «Lo primero es un mantel bien planchado. Veo muchas mesas bonitas, con gusto, pero con manteles con dobleces. No entiendo cómo no lo ven».

«En segundo lugar, que tenga un hilo conductor. Por ejemplo, si vas a mezclar rayas con cuadros o si vas a poner flores, puedes hacerlo pero con criterio. Por ejemplo, si el decorado es bicolor, queda fenomenal un dibujo geométrico. Lo que no puede ser es que cada cosa sea de un color distinto. A mí las cosas monocromáticas me gustan mucho», explica.

También asegura que en los detalles está el secreto de una cena o comida memorable. Unas flores especiales o tarjetas de identificación que hagan de la mesa algo más personalizado.

Normas y protocolos

Sónsoles de la Peña ultimando detalles de la mesa. / Foto: Carlos Aranguren

De la Peña señala que «existen normas bastante inmobles» con respecto a la colocación de los cubiertos y los vasos. «Son cosas que hemos aprendido desde pequeñitos», afirma, como por ejemplo que los primeros cubiertos en ser utilizados se deben colocar en la parte más alejada del plato y luego sucesivamente el resto de cubiertos se colocarán por orden de utilización más cercanos al plato.

Entre otras cosas, el tenedor va a la izquierda del plato, y la cuchara y el cuchillo a la derecha; el mantel, además de planchado, debe estar limpio; y el pan se sirve en un plato a la izquierda. Mientras que la cristalería, al igual que la vajilla, debe ser toda del mismo modelo. Se deben colocar dos copas, una de agua a la izquierda y otra de vino, a su derecha.

Además, De la Peña explica que en mesas muy formales es importante el lugar donde se deben sentar tus invitados. Así, «la anfitriona debe tener a su derecha a un invitado hombre y el anfitrión debe tener a la mujer de más edad o más importancia a la derecha», indica la decoradora, quien aprendió estos protocolos de las comidas en las que participaban su padre, diplomático, y su madre, que ponía las mesas.

Decorado de Sónsoles de la Peña. / Foto: Carlos Aranguren

«Todo dependerá un poco de si son mesas más clásicas o más formales. Yo soy de tener en cuenta las normas básicas, pero no las llevo al extremo, porque hay cosas que cambian. Por ejemplo, en mi casa la servilleta siempre se ha puesto a la derecha, pero también puedes poner un servilletero bonito sobre el plato».

En este sentido, afirma que las nuevas generaciones están «recuperando costumbres antiguas y tradiciones en el cuidado de sus mesas» y que la permanencia de este legado dependerá de ellos. «Se está valorando de nuevo el cómo recibir, especialmente con el confinamiento porque estamos volviendo a las casas. En Latinoamérica te reciben como reyes, hay mucha tradición en México, Venezuela, Brasil y creo que estamos volviendo a eso», subraya.

Para ella, la mesa es sin duda la representación del buen gusto, pero también del compartir, del agradecimiento y del valor de vivir bien en la propia casa.

«En estos momentos, es muy importante la mesa porque es nuestro lugar de encuentro y hay que tener todas las atenciones para que tus invitados se sientan cómodos y no amenazados. Debemos tener en cuenta los detalles para la decoración, pero también las precauciones en vista de los tiempos de pandemia que vivimos, como la distancia».

Por último, hace hincapié en que no tiene la presunción de establecer medidas rígida ni de enseñar a nadie en cuanto a la decoración. «Me espanta la sensación de que hay mucha gente que da clases de algo. Yo no doy clases de nada. Hago lo que me gusta con creatividad pero con humildad, y siempre desde el punto de vista del deleite. Si le vale a alguien fenomenal», concluye De la Peña, quien está preparando un libro sobre como recibir, desde el protocolo hasta la cocina.

También puede interesarle: Paco Morales: “Hay que hacer un homenaje a los comensales”

#CocinaYVino

Buena comida, buen vino
y buena compañía

Síguenos en Instagram