Newsletter

Síguenos

Sofía Cortina, de desempleada a pastelera del año

En 2020, un año marcado por las dificultades para el sector gastronómico y el mundo en general, algunos profesionales lograron surgir adelante. Ejemplo de esto es la mexicana Sofía Cortina, quien pasó de estar sin trabajo a coronarse como la mejor pastelera según The 50 Best Latinos.

Cortina, nacida en 1992, es oriunda de Querétano, al centro de México. Siempre apasionada por la gastronomía y los buenos sabores, soñó con dedicarse a las artes culinarias, algo que finalmente logró con creces.

La joven mexicana conversó con The 50 Best sobre su caída y ascenso y cómo logró revertir meses de angustia en uno de los mejores años de su vida.

Dulce inspiración

Pastelera mexicana Sofía Cortina
El Pan de Muerto relleno con crema de vainilla es uno de los clásicos de su pastelería / Foto vía: TheWorlds50Best.com

Sofía comenta que, durante su infancia, siempre preguntaba en su hogar qué habría para cenar y cuál sería el postre, deleitar el paladar era uno de sus grandes placeres. Así creció con ambiciones de ser ella la que creara gratas sensaciones en los demás, por lo que inició su camino al éxito.

La pastelería era el gran motor de su pasión, pues siempre hacía recetas con su madre. “Podrá faltar la carne, pero jamás el postre”, ha dicho que era una de las frases recurrentes en su familia. Cortina logró, con apenas 18 años, ingresar en Pujol, uno de los mejores restaurantes de Latinoamérica, dirigido por Enrique Olvera.

Pastelera mexicana Sofía Cortina
«Eclair de higo» / Foto vía: TheWorlds50Best.com

En Pujol pasó tres años, antes de decidir profesionalizarse y viajar a Barcelona para inscribirse en la escuela Espai Sucre. Luego, pasaría por restaurantes españoles y franceses antes de regresar a México.

Con el tiempo, logró hacerse con el puesto de jefa de pastelería del Hotel Carlota, además de estar involucrada en varios proyectos de consultoría.

La debacle momentánea

Pastelera mexicana Sofía Cortina
La mexicana ofrece sus productos de manera digital / Foto vía: TheWorlds50Best.com

La pandemia de coronavirus ha sido devastadora para muchos sectores y el culinario no ha escapado de ello, siendo Cortina una de las tantas afectadas por la crisis.

Con el cierre del restaurante del Hotel Carlota y la paralización de las iniciativas en las que participaba, Sofía se vio sin trabajo y sin ingresos, situación desesperante para cualquiera. Sin embargo, se las ingenió para seguir adelante.

Con entusiasmo, comenzó a hacer postres en su hogar, sencillos y con pocos ingredientes, que empezó a ofrecer para la venta. “Comencé a hacer postres caseros simples, cosas que eran fáciles de hornear en una cocina básica. Comenzó a funcionar muy bien. La gente hacía varios pedidos y luego preguntaba: ‘¿Qué sigue?». Empecé a sentir la presión de ampliar mi oferta. Me preguntaban: ‘¿Por qué no envías tus postres en bonitas cajas? ¿Por qué no tiene más fechas de entrega?”, explica.

Con el apoyo del chef Edgar Núñez, del restaurante Sud777, Sofía lanzó La Vitrine, su proyecto de pastelería con ventas online. Su concepto, utilizando ingredientes locales de temporada y trabajados con técnicas francesas, fue todo un éxito desde su inicio a mediados de julio de 2020.

El estilo de Sofía Cortina

Pastelera mexicana Sofía Cortina
«Panqué de mamey y Panque dulce de chocolate y vainilla» / Foto vía: TheWorlds50Best.com

Una de las premisas de su propuesta está en la reducción de azúcar en sus recetas. “En México estamos acostumbrados a los postres muy dulces. Así que nos preguntamos: ¿cómo podemos ayudar a las personas a entender que es importante comer bien y que un postre puede ser sabroso e indulgente sin ser perjudicial?”.

Sus delicias aprovechan productos locales, como su panque de mamey, una fruta muy común en países centroamericanos y que ha sido de gran agrado para los compradores. Asimismo, hace otros según las festividades en curso, como su pan de muerto relleno de crema de vainilla o su roscón de reyes. También abundan diversas creaciones francesas.

El proyecto y su éxito, además de su trabajo como pastelera para el restaurante Te Extraño, Extraño (Yucatán), le valieron el reconocimiento como la mejor profesional de 2020. Ahora, entre sus principales objetivos está encontrar una ubicación física para La Vitrine y poder ayudar a personas necesitadas por la pandemia.

También le puede interesar: Los encantadores postres de Jesús Escalera

Con información de TheWorlds50Best y LarousseCocina

#CocinaYVino

Buena comida, buen vino
y buena compañía

Síguenos en Instagram