Newsletter

Síguenos

Santiago Mayorga, un argentino apasionado del vino

Desde niño, el enólogo argentino Santiago Mayorga Boaknin heredó de su padre, un agrónomo pionero en la plantación de viñedos en Mendoza, la pasión por innovar y la obsesión por el cuidado de la uva.

Ese entusiasmo llevó a este mendocino a graduarse con honores de ingeniero agrícola en la Universidad de Cuyo, para luego realizar estudios de posgrado en Gestión de calidad de la vid.

Pero, ¿quién es este joven, que para más señas es el único argentino que figura entre las 50 personalidades más influyentes del mundo del vino?

Porque sí, Mayorga Boaknin fue premiado en 2019, en el marco del 50 aniversario de The Future 50, que identifica a jóvenes profesionales en el mundo (menores de 40 años), prometedores de la industria, por su contribución significativa en los últimos tres años. Esta es una iniciativa creada por la International Wine & Spirit Competition.

Él dio sus primeros pasos con su padre, con quien trabajó hasta 2003, en varios viñedos que asesoraba no solo en Mendoza, sino también en Neuquén y La Rioja. Luego, ese mismo año, comenzó con otro de sus mentores, el reconocido enólogo estrella, Roberto de la Mota, cuando se fundaba la bodega Mendel.

No fue sino hasta 2010 cuando viajó hasta la región francesa donde se originó el Malbec y participó en la cosecha del Chateaux Beauvillain. Esto le permitió además, junto a vitivinicultores del lugar, perfeccionar las técnicas para crear vinos de calidad.

Tras permanecer durante una década elaborando caldos de alta gama en Mendel Wines (con de la Mota), Santiago Mayorga Boaknin es el responsable de hacer los mismo, pero en la Bodega Nieto Senetiner y Cadus Wines, donde actualmente se desempeña como gerente de enología.

Una carrera exitosa

Foto vía: vinomanos

Su trabajo no ha pasado inadvertido. Se ha esforzado duro para lograr todo lo que ha coseguido. No en vano, en 2016 fue reconocido por la revista Wine Enthusiast como uno de los enólogos destacados de la Nueva Generación.

Al año siguiente lo seleccionaron, en el informe anual de Tim Aktin, como Young Winemaker of The Year. Y en 2018 lo distinguieron como uno de los 10 Winemakers to Watch, en la edición suramericana de la revista Decanter.

“Heredé de mi padre la pasión por cuidar la calidad de la uva desde el viñedo. Hay que ir buscando su equilibrio, resaltar sus cualidades de origen y potenciar las condiciones vitícolas ideales para que los colores, aromas y sabores de los mejores terruños de Mendoza se expresen solos o combinados en un corte”, hace saber al portal de Mendoza, MDZ.

Pero él sabe el compromiso que tiene a cuestas, al ser hasta el momento el único joven argentino premiado por la International Wine & Spirit Competition (2019). Su nombre figuró entre los 50 reconocidos, de una lista de postulados de más de 600.

En aquel momento declaró: “Estoy muy contento de haber recibido este premio. Crear vinos y compartirlos es lo que me apasiona. Elaborarlos es un arte, con historias que se conectan con la tierra y el clima. Mi desafío como enólogo es maximizar esas características para elaborar vinos de autor, que puedan ser valorados por su calidad y personalidad. Esta distinción me llena de orgullo y me impulsa a seguir trabajando en mi pasión”.

También le puede interesar: Los mejores vinos argentinos de 2020, según Tim Atkin

#CocinaYVino

Buena comida, buen vino
y buena compañía

Síguenos en Instagram