Ángel, el monje “youtuber” que cocina platos tradicionales

Monje Ángel Serrano
Vía Lanza Digital

Lo que no se imaginó el monje Ángel Ramón Serrano es que su pasión por los fogones, con preparaciones saludables y sencillas, se convertiría en todo un suceso en las redes y en los medios. 

Y es que este franciscano español, que hace vida desde hace más de 15 años en el Monasterio del Santo Espíritu del Monte, ubicado en el municipio valenciano de Gilet -con otros siete religiosos-, comparte recetas en su canal de YouTube, que cuenta con casi 110 mil suscriptores.

Todo comenzó con lo que sería un curso de cocina que él dictaría, pero no se pudo realizar porque por esos días estallaba la pandemia del coronavirus. Entonces, decidió abrir en mayo de 2020 una cuenta en el sitio web y compartir videos, para enseñar cómo se come en el convento.

Serrano es un monje autodidacta, que se basa en una cocina tradicional, de austeridad y económica, que se inspira en el libro Nuevo arte de la cocina, un recetario de comida popular española, publicado en 1745 por fray Juan Altamiras.

“Son platos baratos, cercanos a la gente, respetuosos con el medio ambiente, ya que utilizamos productos de temporada y los compramos en el comercio local”, comentó el fray a Nius, cuando el canal recién se abría y contaba con 1.500 seguidores.

Si bien los suscriptores se han multiplicado y las visualizaciones se han incrementado, como por ejemplo, el del pollo en pepitoria, con más de 450 mil vistas, el proceso de producción de sus videos sigue siendo el mismo.

Todos los lunes

La grabación se hace una vez por semana a través de un teléfono celular prestado, a cargo de Amparo Obrer Castellblanch, que también hace de ayudante. Luego, un joven colaborador del pueblo se encarga de la edición y se monta en el canal los lunes. Los videos del fraile suelen durar entre 14 y 20 minutos.

En ellos muestra el paso a paso de la receta y el resultado final. También se caracteriza por contar alguna historia de San Francisco de Asís, y siempre se despide con su lema: “Paz y bien, hasta el próximo lunes. Que aproveche”.

En una reciente declaración a la agencia EFE, el fraile “youtuber” precisó que la clave de la cocina es el afecto. “Las personas necesitamos afecto, que nos quieran y ser queridos. Eso es el alimento fundamental. La cocina es el lugar de la casa donde se quiere y uno se deja querer”.

El monasterio posee una hospedería, que es su principal fuente de ingreso. Allí acuden centenares de personas católicas que desean hacer un retiro espiritual y encontrarse con Dios. Todos disfrutan las delicias del monje Serrano; sin embargo, debido a la covid-19, estas pernoctas han estado cerradas, por los que los franciscanos se han reinventado, adaptándose a los tiempos actuales.

También le puede interesar: Wok para saltear como debe ser