Newsletter

Síguenos

Eric Ripert y la alegría de recibir las tres estrellas Michelin

Si ganar una estrella Michelin es el sueño de todo chef, recibir el triestrellato es llegar a la cúspide de sus carrera. Eric Ripert, cocinero francés radicado en Nueva York, habló sobre lo que fue subir a lo más alto de la Guía Michelin.

Ripert es el líder de Le Bernadin (Nueva York), restaurante que logró el triestrellado en la primera edición de la Gran Manzana, en 2005, todo bajo su tutela.

La relación de Eric con el suelo neoyorquino es sumamente fuerte. Nacido en Francia, pasó parte de su infancia en Andorra. En su adolescencia regresó a su país natal para estudiar cocina y en 1989 cruzó el Atlántico para radicarse en la concurrida ciudad estadounidense.

Restaurante Le Bernadin, tres estrellas Michelin en Nueva York
Desde que lograra tres estrellas Michelin en 2005, Le Bernadin se ha mantenido en dicha distinción / Foto: GuideMichelin.com

Después de varias experiencias, llegó a Le Bernadin, el cual terminó dirigiendo por cosas del destino. Para 1996, ya era copropietario del lugar y gracias a su trabajo se convirtió en uno de los mejores recintos del país y del mundo.

Cuando la Guía Michelin lanzó su primera edición para Nueva York, era inminente la presencia de su local en ella. Así ocurrió y Le Bernadin debutó en la publicación con nada menos que tres luminarias, distinción que mantiene desde entonces.

Eric Ripert y el sueño de alcanzar las estrellas

Chef de Le Bernadin, Eric Ripert
Eric Ripert enamoró al comensal neoyorquino con su buena cocina francesa / Foto: TasteCooking.com

En sus palabras para la serie “The First Day I Got My Michelin Stars” de la Guía Michelin, dice que su pasión por la cocina empezó desde muy pequeño. “Cuando tenía ocho años, ya le rogaba a mi madre que me llevara a restaurantes de una y dos estrellas“, comenta. Recuerda que su primera experiencia en un local de alta cocina fue en Café de la Paix. Allí, siendo aún un niño, disfrutó de forma desmedida de los postres.

“Me enamoró la formalidad del servicio y el lujo de la mesa. Lo que más me impresionó fue el carrito de postres: tres niveles imponentes de pasteles, galletas y todo tipo de dulces. Yo era un niño muy goloso; mi madre me dejó tomar uno de cada uno… Luego estuve enfermo durante los siguientes dos días, ¡pero valió la pena!”, recordó.

Eric Ripert también habló sobre su reacción al saber que, en su primera vez en la guía, estaría entre los mejores. En aquella edición, solo cuatro locales lograron las tres estrellas, siendo Le Bernadin uno de ellos.

“Recuerdo el momento muy claramente. Estaba caminando por Central Park cuando recibí la llamada y comencé a saltar y gritar. No podía creer que Le Bernardin hubiera recibido tres estrellas en la primera guía de la ciudad de Nueva York. Estaba asombrado y muy orgulloso de toda la familia de nuestro restaurante por su tremendo trabajo y dedicación. Personalmente, estaba abrumadoramente feliz y muy humilde por el reconocimiento”, comentó.

Para la celebración, todo el equipo disfrutó de champán y caviar en una noche especial. “Se necesitan todos los miembros para lograr un éxito tan destacado.

El francés también cree que lograr una, dos o tres estrellas no solo es un reconocimiento al trabajo, sino una motivación para mejorar. “Nuestro enfoque cada día es, y seguirá siendo, preparar la mejor comida y brindar el mejor servicio. Nos empujamos a nosotros mismos a evolucionar. Recibir tres estrellas es un estímulo para continuar nuestra búsqueda de la excelencia”, dijo a Michelin.

Por último, dio sus consejos a los jóvenes que aspiran a ser premiados por Michelin. “Haz lo que amas. Trabaja duro y sé humilde. Rodéate de un equipo dedicado, confiable y cooperativo que te apoye. Concéntrate en lo básico y en el trabajo; el resto vendrá con el tiempo y el trabajo duro”, concluyó Ripert.

También le puede interesar: Ensayo y error: ¿Cómo manejan la creatividad los chefs?

Con información de MichelinGuide

#CocinaYVino

Buena comida, buen vino
y buena compañía

Síguenos en Instagram