Eduardo García: reinventarse en tiempos de pandemia

Chef Eduardo García
El mexicano fue premiado por su forma de adaptarse a los nuevos tiempos de la gastronomía / Foto vía: Entrepeneur.com

La llegada del coronavirus (COVID-19) cambió al mundo de muchas maneras en diversos sectores, como el gastronómico. En México, el chef Eduardo García supo adaptarse a la perfección a estos nuevos tiempos, logrando el reconocimiento de The 50 Best.

Líder de Máximo Bistrot, se llevó el galardón “Chefs ‘Choice Award-Mejor reinvención” en la última edición de Latin America’s 50 Best Restaurants. Con una carrera que comienza a llamar la atención en el ámbito internacional, los especialistas invitan a prestarle más atención a su cocina, que está “revolucionando los fogones mexicanos“.

Una pasión gigante por el producto

Platos Maximo Bistrot gastronomía mexicana
“Maíz criollo con hongos duraznillo y jus de pollo” / Foto vía: @maximobistrot

García es un fiel creyente de la sostenibilidad y de darle el mayor respeto posible a los productos con los que trabaja. Todo esto viene desde su infancia, pues de joven trabajó en los campos de Guanajuato, región donde nació. Luego, emigró a Estados Unidos, donde siguió ligado a la agricultura al trabajar como recolector de frutas y verduras en Florida, Georgia, Ohio y Pensilvania, según la temporada.

Todas estas vivencias le sirvieron para conectar más con las materias primas con las que hoy deleita a sus comensales. Asimismo, su experiencia en el sector de las restauración comenzó apenas a los 14 años, cuando trabajara como lavaplatos en un local de Atlanta. Sus ganas de aprender lo llevaron a formar parte del equipo de cocina.

Maximo Bistrot de Eduardo García
La nueva ubicación de su local abrió en agosto de 2020 / Foto vía: Local.mx

A los 16 ya trabajaba en la famosa Brasserie Le Coze de Eric Ripert. Allí, aprendió conceptos importantes de la gastronomía francesa, lo que se deja ver en su actual restaurante.

En el 2000, Eduardo fue deportado a México. Allí empezó transitar por diferentes locales de su país hasta que en 2007 tuvo que regresar a Estados Unidos por la delicada salud de su padre.

Al tiempo volvió y se estableció de forma definitiva en su país natal, trabajando con Enrique Olvera en Pujol y luego abriendo Maximo Bistrot en 2011.

La magia de Eduardo García

Platos Maximo Bistrot México
“Paté de hígado de pollo sobre croissant y salsa de cebolla” / Foto vía: @maximobistrot

“Nuestra cocina se basa en productos locales mexicanos, con solo unos pocos ingredientes clave de otros países que le dan ese toque europeo”, explica a The 50 Best.
Por años, la idea del chef García era demostrar el potencial de la gastronomía nacional dándole un toque distintivo, principalmente con influencias francesas. Así, logró hacer de Máximo Bistrot un nombre fijo en las últimas seis ediciones de la edición latina del mencionado ranking.

En su restaurante se prioriza otorgarle valor a los insumos producidos en las cercanías de Ciudad de México u otros rincones de la nación. Además de darle comodidad a su equipo de trabajo, conformado en su mayoría por gente joven, con salarios y jornadas justas.
Con un concepto que encantaba a los comensales, la pandemia golpeó fuerte sus planes. En 2020, año en que inició la crisis sanitaria, tenía el objetivo de cambiar su restaurante a una ubicación más grande y moderna.

Eduardo García ches Mexicano
Su restaurante ha estado seis veces entre los mejores de Latinaomérica / Foto vía: FoodAndWine.com

Con las dudas y la incertidumbre causadas por el virus, García no se rindió y en agosto logró su meta. Con este cambio de sede, el mexicano sentía la obligación de sacar adelante el proyecto aún en la adversidad.

Así, impulsó aún más su espíritu sustentable y sostenible. Fiel creyente de que los cocineros “deben contribuir con el ecosistema“, cuida mucho de dónde vienen los insumos que se usan en su cocina.

Platos Maximo Bistrot Latin America´s 50 Best
“Tartaleta de atún con caviar” / Foto vía: @maximobistrot

Tenemos la gran responsabilidad de ir más hacia una cocina saludable, porque no entender de dónde vienen nuestros productos nos está perjudicando”, comenta.

Aquí, el menú cambia de forma constante según la disponibilidad de los insumos. Algunos de los platos pueden ser un “Parfait de hígado de pollo orgánico, brioche e higo”, “Tostada de langosta, frijoles orgánicos, mayonesa de chintextle”; “Lubina a la brasa, emulsión de langosta y coliflor”; “Pechuga de pato rostizada, puré de camote orgánico y jus de oporto”.

En sus palabras, el reconocimiento “Chefs ‘Choice Award-Mejor reinvención” sirve para inspirar a otros colegas a adaptarse a la cocina sustentable. Una tendencia que se espera siga siendo importante en el mundo de las artes culinarias con el pasar de los años.

También le puede interesar: Una mirada al toque mexicano de Quintonil

Con información de TheWorlds50Best