Newsletter

Síguenos

Cecilia Chiang, leyenda de la gastronomía china norteamericana

Si alguien es responsable de la popularidad actual de la gastronomía china en Estados Unidos es Cecilia Chiang. La cocinera y restauradora, que dejó el plano terrenal a la edad de 100 años el pasado 28 de octubre, es todo un ícono culinario en la nación norteamericana.

Nacida en 1920 en Wuxi, ciudad al este de China, su travesía la llevó a viajar a otro país, donde se convertiría en una leyenda que impulsaría la verdadera culinaria asiática en suelo estadounidense.

Entre lujos y problemas

Chef Cecilia Chiang
Foto vía: NBCBayArea.com

Chiang creció en el seno de una familia grande, con 12 hermanos, y adinerada. Su padre, era un conocido ingeniero ferroviario mientras que, su madre, era heredera de fábricas textiles y de molinos de harina.

Cuando tenía cuatro años se mudaron a Beijing, donde vivió en una enorme mansión, llena de lujos y de buena comida. Aunque a los menores de la casa no se les tenía permitido siquiera ir a la cocina, desde muy pequeña educó su paladar con lo que preparaban los chefs de la familia.

Pese a que todo marchaba bien, las dificultades aparecieron. En 1942 un conflicto bélico entre Japón y China obligaron a Cecilia, y su hermana, a escapar caminando de la ciudad hasta Chongqing. Allí trabajó como profesora y conoció a Liang, ex profesor de economía y hombre de negocios con el que se casó y tuvo dos hijos.

Chef Cecilia Chiang
Foto vía: SfChronicle.com

Las cosas nuevamente comenzaban a llevar bien y Chiang llevaba una vida tranquila en Shangai. Pero, el inicio de la Revolución Comunista China, en 1949, la llevó a huir a Tokio, Japón, donde se establecería por varios años, y abriría su primer establecimiento, antes de mudarse a Estados Unidos. Lamentablemente, no toda su familia tuvo tanta suerte: sus padres pasaron el resto de sus días en la pobreza y algunos hermanos fueron víctimas de grupos armados.

Comienza la leyenda de Cecilia Chiang

Chef Cecilia Chiang
Foto vía: NyTimes.com

En 1960, el esposo de una de sus hermanas falleció, por lo que fueron a visitarla en San Francisco. En aquel entonces, hizo amigos que querían abrir un restaurante, proyecto al que se unió. Aunque sus conocidos se retiraron del negocio, ella decidió seguir con su idea y, en 1962, inauguró The Mandarín.

Durante esos años, la representación de la comida china en restaurantes estadounidenses era muy escasa y limitada, algo que Chiang cambió por completo. Para muchos especialistas, fue la encargada de dar a conocer la verdadera cocina mandarina, basándose en los platos que disfrutó en su infancia, llegando a enumerar hasta 200 preparaciones.

The Mandarín no era como todos los restaurantes asiáticos de la época. Su decoración era lujosa, similar a la de un palacio y, poco a poco, comenzó a hacerse un nombre entre los comensales de la urbe.

“Comencé a pensar que si podía crear un restaurante con un servicio y ambiente de estilo occidental y los platos con los que estaba más familiarizada, la deliciosa comida del norte de China, tal vez mi pequeño restaurante tendría éxito”, cita en su libro La séptima hija: mi viaje culinario de Beijing a San Francisco.

No hay gastrónomo que niegue la relevancia de su trabajo en la historia culinaria estadounidense. Incluso, el investigador Paul Freedman incluso The Mandarín en su publicación “Diez restaurantes que cambiaron Estados Unidos”.

La aventura de Cecilia Chinag y su restaurante cesó en 1991, cuando vendiera el local, que luego cerraría en 2006. Asimismo, se trabajó como consultora gastronómica el resto de la década de los 90.

“Creo que cambié lo que la gente promedio sabe sobre la comida china. No sabían que China era un país tan grande”, comentó la chef en una entrevista en 2007.

También le puede interesar: Gastronomía china, tan extensa como su muralla

Con información de NyTimes y NPR

#CocinaYVino

Buena comida, buen vino
y buena compañía

Síguenos en Instagram