El ingenio, la imaginación y la creatividad no se limitan a un área específica. Los poseedores de dotes artísticos buscan expandir lo que está dentro de su mente a cuanta expresión sea posible. Ejemplo de esto es el mexicano Guillermo del Toro, quien desde muy temprana edad dedicó su vida a las artes literarias, escénicas y audiovisuales. Pero Del Toro no se conformó con todo esto y demostró que puede aportar en otras artes, en esta ocasión, diseñando una peculiar botella de tequila.

La prestigiosa marca de tequila mexicana Patrón tomó la iniciativa de contactar al conocido director de películas como El laberinto del fauno, Hellboy y PacificRim para que se encargara del diseño de una exclusiva botella para su firma. La unión entre Del Toro y la empresa tequilera derivó en Patrón X Guillermo del Toro, una edición limitada.

Esta pieza es una representación fiel del estilo del cineasta. Una obra que evoca de una manera leal lo que ha plasmado en sus producciones. Una referencia a la vida y la muerte, momentos de gran importancia para el pueblo mexicano que las conmemora anualmente entre los meses de noviembre y octubre en el famoso Día de los Muertos.

Tequila Patron X Guillermo del toro

Además, el tequila simboliza en parte la procedencia del director, que es oriundo de Jalisco, de donde también es originario este destilado.  “El tequila corre por las venas de mi tierra, Jalisco. Representa la comunión entre el espíritu y la tierra, que sobrepasan el tiempo y la tradición; es también una fuente de orgullo que forja nuestras raíces y nos define”, afirmó Del Toro al hablar sobre su creación.

Una oscura obra de arte

La botella viene en una caja negra con detalles plateados. El nombre del producto se combina con una calavera típica del folklore de los descendientes aztecas. Junto con esta cadavérica figura, en la parte baja se ilustran los cultivos de agave, planta que se destila para obtener la bebida. En la parte superior de la caja, unos esqueletos representan la figura de los jimadores, conocidos por ser los encargados de trabajar el campo y cosechar la materia prima. Todo en alusión al trabajo, el génesis de la bebida y la relación entre los vivos y muertos.

El interior de la caja contrasta fuertemente con la sobriedad del exterior. Una paleta de colores rojos y naranjas toman el protagonismo en una obra que exalta de gran manera su contenido.

Las pestañas abiertas de la caja simbolizan la Hacienda Patrón y sus extensas plantaciones, además de unas grandes alas postradas sobre el campo y una cinta extendida con la frase “Tiempo, vida y madurez”. En la pieza central, aparece una criatura propia del imaginario de Del Toro, formada por dos botellas que integran esta figura, una simula un torso y la otra un cráneo. También cuenta con dos aberturas donde van contenidas dos velas, lo que convierte este paquete en un altar para celebrar este exquisito trago como si de un ritual se tratase.

Un destilado para morirse

Esta edición exclusiva posee en su presentación dos botellas de la marca. La principal con 750 mililitros de líquido extrañejo y una más pequeña de solo 100 ml con un licor de naranja añejo. La finalidad de esta combinación es realzar el sabor en cualquier coctel.

Patrón define las características de su producto como una bebida de color dorado brillante, de aroma dulce con notas de fruta seca, nueces y vainilla, añejada en roble francés, que presenta un sabor a miel, dulce y frutal.

Esta presentación va más allá de una simple exhibición excéntrica: es una muestra de cultura e historia mexicana contenida en una caja. Sin duda, esta unión entre la casa tequilera Patrón y Guillermo del Toro ha logrado crear una verdadera obra de arte, digna de un lujoso destilado de agave.

También le puede interesar: Nueve tendencias sobre el consumo de vino

Con información de LifeAndStyle y PatrónTequila

Comments

comments