titanic

El famoso y siempre recordado Titanic, transatlántico británico que se hundió en la madrugada del 15 de abril de 1912, durante su viaje inaugural desde Southampton a Nueva York, se caracterizaba por su lujo a bordo. El 14 de abril, a horas de su trágico naufragio, a bordo se sirvieron tres menús muy diferentes. En vista de que el barco clasificaba a sus pasajeros en primera, segunda y tercera clase, durante el día se ofrecieron, entonces, platillos muy distintos para cada una de ellas.

La última cena

En primera clase la carta tenía estampada la fecha, 14 de abril de 1912, con el logotipo de la White Star Line. Concebida por el cocinero más famoso e influyente de aquella época, Auguste Escoffier, los comensales podían disfrutar de chuletas de cordero, carne en conserva, puré, papas fritas y cocidas al horno, un buffet de pescado, jamón y carne de vacuno, pastel de merengue de manzana, natillas y una selección de ocho quesos, entre otras delicias.

titanic

Mientras que en la segunda clase durante el desayuno podían optar por fruta, rollos de avena, puré de maíz cocido, pescado fresco, arenques ahumados, riñones de buey a la parrilla con tocineta, papas gratinadas americanas, salchicha a la parrilla, puré de papas. En el almuerzo podían escoger pollo al curry con arroz, cordero con salsa de menta, pavo asado con salsa de arándanos, guisantes, puré de nabos, arroz hervido, papas cocidas y asadas, budín de ciruelas, gelatina de vino, sándwich de coco y helado americano.

En el eslabón más bajo están los de tercera clase, su menú durante el desayuno contaba con avena con leche, arenque ahumado, papas rellenas, huevos con jamón, pan fresco con mantequilla, mermelada, pan sueco, té, café. En el almuerzo sopa de arroz, pan fresco, galletas, ternera asada con salsa, maíz dulce, papas cocidas, budín de ciruelas, salsa dulce y  fruta.

Es importante mencionar que este menú no fue sustraído de las profundidades como otros objetos. La carta fue salvada por un pasajero de primera clase que la subastó en el 2015 por 88.000 euros.

También te puede interesar: La hora del té, un placer puntual

Comments

comments