vajilla

En la antigüedad la vajilla eran unos grandes recipientes que se colocaban en las mesas para depositar los alimentos. Se comenzó a utilizar formalmente en el Occidente cuando ya se comenzaban a imponer las normas en la mesa, por razones de higiene y de comodidad empezó el a utilizarse los platos individuales. Ya para el XVI durante el mandato del rey Francisco se afianzó en esta norma, así toda la corte se esmeraba en elaborar y diseñar los platos más bellos.

Al momento de escoger una buena vajilla, si son las primeras en adquirir lo ideal es escoger aquellas que tenga un diseño sobrio y elegante. Así siempre podrá dar una buena impresión si se tiene invitados Aunque se escoja un diseño moderno, ese no debe ser tan complejo para que sea fácil de usar.

Reglas para colocar la vajilla en la mesa

Al momento de colocar los platos en la mesa entre cada comensal debe existir una distancia entre los 70 y 80 centímetros entre cada plato. En el caso de los soperos no se debe colocar directamente en la mesa, primero se pone un cubre plato o uno llano.

Nunca se deben colocar más de dos platos uno encima del otro, ya que de por sí existen solo tres: soperos, llanos y de postres. Esto se debe a que en la mesa llevará más elementos como salseras y copas, además de los cubiertos.

Los platos deben estar a tres centímetro del borde la mesa, para que estos no se caigan ni estén muy lejos de la boca. Al momento de servir la comida este debe comenzar por el lado izquierdo y al terminar retirarlo por el lado derecho.

También te puede interesar: Uso correcto de la servilleta de tela

Comments

comments