Foto: 123rf

Todos los fines de semana algunos lugares de la ciudad de Maracay se engalanan con la presencia de los colonieros, que bajan de la región montañosa donde está enclavada la Colonia Tovar para ofrecer las frutas que producen, especialmente duraznos y fresas, y los productos elaborados que los han hecho famosos en todo el país, entre ellos los embutidos artesanales de cerdo, principalmente los distintos tipos de salchichas, el sauerkraut para acompañarlas, y los sabrosos panes, mermeladas y dulces hechos con fresas y duraznos.

La Colonia Tovar, situada en el estado Aragua, produce muchos productos que se ofrecen actualmente todos los fines de semana en algunos lugares de Maracay y Caracas. Cargada de historia, la Colonia Tovar fue también, desde la segunda mitad del siglo XIX, el lugar donde se produjo cerveza por primera vez en Venezuela.

Foto: 123rf

Mientras el coronel Agustín Codazzi estaba en París, en 1840, elaborando, por mandato del gobierno venezolano, el primer Atlas Físico y Político de Venezuela, con la ayuda del grabador alemán Alexander Benitz, recibió un oficio del Ministerio del Interior de Venezuela solicitándole que seleccionara el lugar más apropiado para establecer una colonia de inmigrantes. Entonces, para muchos gobiernos latinoamericanos “gobernar era poblar”. Codazzi escogió, para esa primera experiencia, las montañas del noreste de Aragua, y pobladores del ducado de Baden, enclavada en la Selva Negra alemana, donde había nacido su amigo y entonces colaborador Benitz.

El 6 de abril de 1843 desembarcaron del buque Clemence 372 personas en el puerto de La Guaira, rumbo a unas tierras montañosas aragüeñas cedidas por el rico terrateniente don Martín Tovar y Ponte, quien había sido gobernador de Caracas y partidario del general José Antonio Páez. Los colonos, agradecidos, le dieron el nombre del poblado a su protector.

Los inmigrantes alemanes, experimentados agricultores y artesanos, llegaron cargados con semillas de trigo y de cebada, para hacer su pan cotidiano, y con diversas semillas de frutales. Entre ellos, estaban Teodor y Karolina Benitz, hermanos de Alexander, y Georg Müller. Los tres, estimulados por Codazzi y Alexander, tenían el sueño de establecer una fábrica de cerveza en Venezuela, la primera en el país.

Foto: 123rf

Los colonieros lograron elaborar cerveza de manera doméstica y experimental

Pero su sueño de instalar la fábrica se frustró por varias razones. Una de ellas, la decisiva, fue la inexistencia de vías de acceso al asentamiento, distintas a los angostos y sinuosos caminos de herradura que conectaban al poblado con La Victoria, lo que encarecía en exceso la salida de sus productos a los mercados de Maracay y de Caracas. La carretera que comunica a la Colonia con Caracas, iniciada en la década de 1950, no fue concluida sino en 1963. Desde entonces, la presencia de los tovareños o “colonieros” se hizo cada vez más notable e importante en los mercados y en las ciudades de Venezuela.

Rafael Cartay/@RafaelCartay

Comments

comments