Calentar en microondas

Después de un largo mediodía de trabajo, sientes un hambre atroz, tu estómago reclama su merecido premio y lo único que deseas es disfrutar un delicioso plato de comida, pero detestas calentar en microondas porque la comida te queda fría o muy seca. Te traemos una serie de consejos para evitar que esto suceda.

  • Lo primero que debes hacer es comprar un envase especial para microondas, debido a que no todos los envases plásticos son actos para esta labor, pues podrían cambiar el sabor de los alimentos o incluso derretirse con el calor. Recuerda que por ningún motivo debes meter envases o elementos de metal porque puedes dañar el horno.
  • Nunca calientes el envase con la tapa cerrada. Destápalo pero deja la tapa sobre el recipiente para evitar que todo el vapor se escape y la comida quede seca.
  • No le programes mucho tiempo. Es mejor que calientes dos veces la comida en caso de que te quede fría, sino te quedará –en el caso de las carnes- seca y dura. Para asegurar que la comida esté bien caliente, debes tocar el centro del recipiente para comprobar la temperatura.
  • Si vas a calentar sopas o salsas, lo mejor es que lo hagas dos veces. Cuando termine el primer tiempo, saca el recipiente, mezcla el líquido de afuera hacia dentro y luego vuelve a ingresarlo en el microondas para seguir calentando. Recuerda no poner mucho tiempo para evitar que explote el envase.
  • La distribución de los alimentos en el recipiente es muy importante. Deja las piezas más grandes en las esquinas debido a que estos extremos son los primeros en calentarse. De igual manera, coloca los elementos más pequeños como el arroz en el centro para que todo quede a la misma temperatura.

También puede interesarte: ¿Cómo usar correctamente el papel de aluminio?

Comments

comments