seitán
Foto: Archivo.

Los veganos y vegetarianos nunca se detienen a la hora de buscar fuentes de proteínas alternativas a la carne. Una de las más comunes en la actualidad, que, de hecho, es utilizada por franquicias de comida rápida para servir imitaciones del tradicional pollo frito o las hamburguesas de carne, es el producto conocido como Seitán. Dicho alimento es elaborado a base de gluten de trigo, componente que representa la proteína más grande de este cereal. También se le conoce en algunos lugares como carne de gluten, carne vegetal o carne vegana.

Para veganos y vegetarianos, significa una de las opciones más saludables y nutritivas que pueden encontrar, además del tofu y otros productos similares. Esto, para obtener las proteínas que dejan de recibir al no consumir ningún tipo de carne animal. En contraparte, los celíacos tienen terminantemente prohibido el consumo de seitán, en vista de no poder comer ningún alimento con gluten.

seitán
Hamburguesa de seitán – Foto: Archivo.

Se dice que el seitán es un producto de rasgos asiáticos, específicamente chinos, que nació hace centenares de años por la necesidad de los budistas de buscar sustitutos de la carne. Es muy consumido en Asia y se le otorgó tal nombre en Japón, durante el siglo XX.

Su textura y apariencia pueden llegar a ser bastante similares a los de ciertas comidas carnívoras, sobre todo, por su versatilidad para soportar diferentes tipos de cocciones y acompañantes. El seitán puede elaborarse frito, empanizado, a la plancha, horneado, guisado o de la forma que se le ocurra al cocinero.

¿Qué lo hace tan beneficioso?

Entre sus propiedades, también está el hecho de que es rico en potasio, sodio y calcio, es fácilmente digerible y posee muy pocas cantidades de grasas e hidratos. Por ende, su porcentaje calórico es bastante bajo. Incluso para quienes sufren de problemas cardíacos o estomacales, puede ser una gran opción sin necesidad de ser estrictamente vegano o vegetariano.

seitán
Brochetas de seitán – Foto: Archivo.

Su adquisición se puede lograr en tiendas vegetarianas y algunos supermercados especializados. Existen también formas de elaborarlo en casa, pero para ello se debe adquirir igualmente el gluten de trigo. Por eso, es mejor comprarlo ya procesado y cocinarlo en el hogar al gusto del chef y los comensales.

También le puede interesar: Sibarita, gourmet y gourmand: en qué se diferencian

 

Comments

comments