las salsas que dominan la cocina francesa
Distintas salsas habituales en la gastronomía francesa

¿Sabrías diferenciar las salsas que dominan la cocina francesa o salsas “madre”? Te presentamos una por una estas elaboraciones imprescindibles en los platos del país galo.

Salsa bechamel

Es, quizás, una de las más sencillas y más utilizadas en la cocina actual. La receta original solo tiene cinco ingredientes: mantequilla, harina, leche, sal y nuez moscada.

La encontrarás en platos como la lasaña o como base para preparar croquetas.

bechamel

Salsa velouté

Es una salsa similar a la bechamel pero más ligera. Sus ingredientes son: caldo de pescado o pollo, mantequilla, harina, sal y una pizca de pimienta. En francés, velouté significa aterciopelado, que es la textura que tiene esta salsa en su punto perfecto.

La encontrarás como fondo para pescados o como base de cremas.

Salsa española

CALDOS OSCURO

Es la más oscura de todas. Lleva caldo de ternera, cebolla, apio, tomate, harina, mantequilla, ajo, pimienta negra, laurel y sal. Sirve como base para elaborar gravies o reducciones.

La encontrarás acompañando carnes rojas o aves como el pavo.

Salsa holandesa

Una de las más demandadas en Francia. Sus ingredientes son yema de huevo, mantequilla, zumo de limón o vinagre, sal y pimienta cayena. Su elaboración es complicada por mezclar ácidos, proteínas y grasas. Apta para valientes.

Añadiendo vino blanco y estragón da lugar a la salsa bearnesa.

La puedes encontrar sobre los huevos benedictinos o acompañando a carnes rojas y pescados.

Salsa de tomate

Salsa de tomate con picante

Es una de las más sencillas y conocidas internacionalmente. Lleva tomate, apio, cebolla y zanahoria. Aunque se puede aromatizar con tomillo, laurel u orégano.

La encontrarás en pastas, acompañando a carnes rojas, cerdo, pollo o pescados.

También puede interesarte: ¿Cómo evitar los grumos en la salsa bechamel?

Comments

comments