Sabich
Foto: Jeff Marini / Vía: chicagomag.com

El sabich es un sándwich que parece haber trascendido sus profundos lazos históricos con su país de origen: Israel, pues se ha ido masificando por distintas regiones del mundo.

En su estado más puro, esta delicia es un pan de pita relleno con berenjenas fritas y huevos marrones (después de horas de cocción), acompañado de tahini, amba (chutney de mango). También lleva papas hervidas, perejil picado y ensalada de tomate y pepino.

Los judíos iraquíes lo llevaron a Israel cuando se mudaron a Tel Aviv, sobre todo, a los barrios Ramat Gan y Givatayim, en las décadas de 1940 y 1950. Dada la prohibición de cocinar los sábados, ellos freían las berenjenas y dejaban los huevos cocinando la noche anterior, para luego comer un sánduche para desayunar los sábados.

Sabich, que pudiera ser el “hermano menor” del falafel, está asociado con el fundador del primer puesto de este sándwich, Sabich Tsvi Halabi. Sin embargo, varios creen que el término en realidad funciona como un acrónimo para los ingredientes: salat (ensalada), beitzah (huevo) y hazilim (berenjena). Otros, todavía afirman las letras raíz de la palabra: s, b y h, en realidad deletrean “mañana” en árabe, la hora del día durante la cual se consumía tradicionalmente.

Independientemente de lo anterior, este tentempié se introdujo en sí en la comunidad israelí más grande, en la década de 1970, sirviéndolo con el pan pita, aunque los judíos iraquíes se apegan a la tradicional laffa (pan plano).

Para prepararlo

Ingredientes (4 raciones)

  • 4 huevos
  • Pieles de cebolla
  • 1-2 berenjenas baladi jóvenes
  • 1-4 papas
  • Sal y pimienta
  • Pasta de tahini
  • 1 diente de ajo
  • 1 cucharada de jugo de limón
  • 2-4 tomates frescos
  • 4 pepinos
  • 1 cebolla
  • Ajíes verdes (poco picantes)
  • Puñado de perejil
  • Aceite vegetal
  • 4 panes de pita frescos
  • Amba

Preparación

  • Colocar los huevos y abundantes pieles de cebolla en una cacerola con agua fría. Llevar a ebullición y cocinar a fuego lento durante varias horas, hasta que las claras de los huevos adquieran un color marrón claro. Se puede conseguir lo mismo hirviendo los huevos en té negro.
  • Cortar la berenjena en tiras de 2 a 3 cm de longitud y 0,75 cm de grosor. Colocarlas en un colador, añadir sal y dejarlas reposar 1 hora para eliminar el sabor amargo.
  • Pelar las papas, cortarlas en trozos de 1 m de grosor y hervirlas con un pellizco de sal. Retirarlas del fuego, salpimentar y reservar.
  • Colocar 3 o 4 cucharadas de pasta de tahini en un cuenco pequeño y agregar agua suficiente para crear un líquido espeso. Machacar el ajo y añadirlo al tahini junto con el jugo de limón. Salpimentar y remover bien.
  • Cortar en daditos la misma cantidad de tomate que de pepino. Picar la cebolla y los ajíes en trozos casi microscópicos y añadirlos a la ensalada.
  • Picar el perejil y reservar.
  • Freír en abundante aceite las rodajas de berenjena durante 7 u 8 minutos.
  • Hacer un corte horizontal en un extremo de un pan de pita. Untar el interior con un poco de tahini y añadir un poco de amba (no demasiado, pues tiene un sabor muy fuerte).
  • Colocar las rodajas de berenjena y la papa en una de las paredes interiores del pan de pita.
  • Echar el perejil picado y la ensalada de tomate y pepino sobre la berenjena y la papa. Salpimentar.
  • Aplastar un huevo duro con una espátula y colocarlo en la otra pared del pan de pita.
  • Añadir la sal, pimienta, perejil picado y una cucharada de tahini.
  • Apretar el pan para que quepa en la boca.

También le puede interesar: Acarajé, un tradicional tentempié de Bahía con una rica historia

Comments

comments