Freír pescado, 123rf.com

Aunque parece sencillo, freír pescado no consiste solamente en echarlo en una sartén con aceite y dejar que se cocine. Para que quede delicioso, crujiente y sin exceso de grasa, hay que tener en presente algunos consejos.

¿Cómo freír pescado?

  • Primero que nada, hay que elegir el pescado que se va a freír. Los mejores son los magros, como la merluza, el mero, el bacalao, el calamar, el lenguado o el róbalo.
  • La frescura también determinará el sabor. Al momento de comprarlo, debe oler a agua salada y no despedir malos olores. Su piel tiene que estar brillante, al igual que sus ojos.
  • Antes de cocinarlo, hay que considerar el exceso de agua. Lo mejor es secarlo con papel absorbente o rebosarlo y empanizarlo. Esta última opción es excelente para que quede más crujiente y con un hermoso color dorado.
  • El aceite a emplear, bien sea de oliva o girasol, tiene que estar limpio y sin reutilizar. Los viejos y con restos de comida, además de estropear el pescado, son dañinos para la salud.
  • La cantidad de aceite determinará la cocción uniforme del pescado. Si es grande, debe ser suficiente como para que lo cubra por completo. Caso contrario, si se le pone poca cantidad, esta será absorbida.
  • Antes de echarlo en la sartén, el aceite tiene que estar bastante caliente, para no correr el riesgo de que se empape en su centro y quede blando.
  • Si se va a enharinar, rebozar o empanizar debe freírse a una temperatura ligeramente menos elevada, alrededor de 160 ºC.
  • Cuando el pescado esté dorado por ambas partes, se tiene que retirar de la sartén con sumo cuidado y colocar en un plato con papel absorbente para dejarlo bien seco.

También te puede interesar: Consejos para hacer un gran ceviche

Comments

comments