Raicilla, otro destilado hijo del agave
La raicilla se prepara con ciertas especies de agave / Foto vía: 123rf.com

Al hablar de bebidas mexicanas, muchos pensarán directamente en el tequila, mientras unos pocos en el mezcal. Sin embargo, existen otros destilados que se elaboran sobre la base de su materia prima: la planta de agave. La raicilla, propia del oeste del estado de Jalisco, es una de estas.

Considerada como endémica de esta región, se prepara con especies determinadas de agave. En los municipios San Sebastián del Oeste, Mascota, Talpa de Allende, Atenguillo, Mixtlán, Guachinango, utilizan las variedades inaequidens y maximiliana. Mientras, en otros como Cabo Corrientes y Tomatlán, los tipos angustifolia y rhodacantha son los más usados.

Según Jorge Antonio Dueñas, Presidente del Consejo Mexicano Promotor de la Raicilla, este destilado esconde una gran historia. Sus orígenes datan de mediados del siglo XVIII, donde fuera creado en la zona minera de Jalisco. Así, se inició una tradición que fue pasando de generación en generación hasta la actualidad.

Dueñas también indica que, según la historia, su nombre se debe a que fue una manera de evitar los controles sobre las bebidas alcohólicas de la época colonial. Así, su consumo de forma clandestina la mantuvo presente a pesar de las legislaciones de entonces.

Con sello mexicano

Raicilla, otro destilado hijo del agave
El agave se trabaja de forma similar  que para otros destilados / Foto vía: 123rf.com

Su producción actualmente es, sobre todo, artesanal. Las variedades del agave utilizadas requieren ser cosechadas a los ocho años de vida para garantizar buenos resultados. Para elaborarlo, se hace un procedimiento muy similar al de otros destilados. Primeramente, se seleccionan las plantas que estén en su estado óptimo para luego jimarse, que es cuando se cortan las pencas y se deja solo la piña o cabeza de la planta, que se trocea en pedazos. Se cuecen en un horno los trozos de piña por 48 horas para posteriormente extraer los jugos que contienen y llevarlos a  fermentación. Finalmente, se destila la bebida para embotellarla.

La raicilla se caracteriza por ser una bebida fuerte, con una graduación alcohólica entre 35 y 45%. Puede ser envejecida y su color puede variar según cómo se haga, incolora si se elabora en vidrio y amarillenta de ser en madera. Posee Denominación de Origen (DO).

En algunos lugares suelen infusionarla con insumos como guayaba, café u otros. Sin embargo, muchos recomiendan beberla pura para poder apreciar mejor sus cualidades. Además, se dice que posee propiedades afrodisíacas o medicinales.

También le puede interesar: Limantour, el mejor bar de Latinoamérica está en México

Con información de ElConocedor y Notimex

Comments

comments