Laura Esquivel, con su novela “Como agua para Chocolate”, publicada en 1989, hace veintiséis años, inauguró un género casi desconocido en América Latina: los dolores del amor secreto y  no bien correspondido vistos a través de un texto literario de delicada factura.

Laura Esquivel

Nacida en Ciudad de México en 1950, proclama en muchos de sus escritos, y no sólo en su aclamada novela, que la cocina es la sala más importante de la casa y que el quehacer culinario puede ser la vía más expedita para expresar las penas y las alegrías del amor. Ella elevó, de una manera magistral, a la cocina mexicana como el vínculo simbólico entre gusto y deseo.

Aclamada por mucha gente, la novela de Esquivel, me refiero a Como agua para Chocolate, se convirtió en uno de las más grandes best sellers de la novelística latinoamericana, por su propio mérito literario y por utilizar a la cocina como un medio para expresar el amor, pero también la desesperanza y las decepciones amorosas.

La novela de Esquivel fue llevada al cine tres años después de su publicación, en 1992, por un talentoso director de cine, Alfonso Aráu, que era, además,  el esposo de la novelista en aquel tiempo. Ese dúo hizo de la novela una joya literaria y cinematográfica. La película, de igual nombre que la novela, fue galardonada con diez premios Ariel de la Academia Mexicana de Artes y Ciencias Cinematográficas. En 1994 la novela recibió el prestigioso premio estadounidense  ABBY (American Bookseller Book of the Year), que se concedió por primera vez en su historia a una escritora.

El tiempo ha pasado, pero aún esa novela y esa película nos siguen conmoviendo, al igual que estos cinco libros de gastronomía.

Rafael Cartay/@RafaelCartay

Comments

comments