Puré de papas cremoso
El cocinero Justin Chapple comparte su secreto para en que la cremosidad del puré de papas dure más tiempo

El puré de papas es una preparación ideal para cualquier comida, pues es un excelente complemento para el almuerzo. Sin embargo, una de las problemáticas frecuentes de esta receta es que tiende a endurecerse al refrigerarse. A continuación la fórmula para que sea más cremoso y mantenga su textura.

El cocinero Justin Chapple, presentador de la serie Mad Genius Tips, compartió su secreto para poder hacer este plato para una ocasión futura. Curiosamente, su solución para mantenerlo suave, aún después de pasar horas en la nevera, es bastante sencilla: mayonesa.

Chapple demustra que su método es efectivo, haciendo la “prueba de la cucharilla”. Esta consiste en dejar caer dos de estos cubiertos en dos recipientes distintos con puré de papas. En uno, la cuchara rebota en la superficie, mientras que en el otro logra hundirse. El segundo, que contiene un toque de mayonesa, es mucho más “sedoso y suave”, explica.

La receta del cocinero para lograr la preparación perfecta y que pueda preservarse por más tiempo, sin perder sus propiedades en cuanto a la textura, es fácil y rápida.

Puré de papas

Puré de papas cremoso
La preparación es buena para acompañar cualquier comida

Ingredientes

  • 4 papas grandes peladas y cortadas en trozos
  • 1 ½ barras de mantequilla sin sal
  • 1 ¼ tazas de leche entera
  • Sal kosher al gusto
  • 1 taza de mayonesa
  • Pimienta blanca recién molida

Preparación

  • En una olla grande, echar las papas y cubrirlas con agua. Agregar una pizca generosa de sal y poner a hervir a fuego medio hasta que estén tiernas. Escurrirlas para retirar el exceso de agua y pasarlas a un bol.
  • En la misma olla, derretir la mantequilla junto con la leche a fuego lento. Remover bien para integrar y retirar del fuego.
  • Machacar las papas hasta hacerlas puré. Agregar la mezcla de mantequilla y leche y combinar.
  • Añadir la mayonesa, integrar y sazonar con pimienta blanca al gusto.

De servirse de inmediato, tendrá una textura más cremosa que lo usual. Pero el plato puede conservarse hasta por tres días, si se guarda en un recipiente hermético. Justin aconseja recalentarlo en el microondas con intervalos de dos minutos, removiendo en cada oportunidad. Asegura que el resultado será similar a si estuviera recién hecho.

También le puede interesar: ¡No es complicado! Cómo limpiar las alcachofas

Comments

comments