Tayikistán, oficialmente la República de Tayikistán, es un país soberano sin litoral, ubicado en Asia Central. Limita con Afganistán al sur, con la República Popular China al este, con Kirguistán al norte y con Uzbekistán al oeste.

Foto: 123rf

La principal diferencia con los otros países de Asia Central es étnica; los tayikos son persas, como los iraníes, y no turcos como sus vecinos. La hospitalidad está en su sangre, como también los fuertes lazos familiares.

Hablemos de su gastronomía y del gran plato oshi palav que esta en la lista representativa del Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad.

La comida de Tayikistan es el típico menú de Asia Central

mucha carne de cordero y un especial cariño por el aceite. Después de cada comida te vas con esa sensación de que por el bien de todos deberían limitar el consumo.

Son comunes las gachas y las sopas hechas con guisantes y que además contienen leche y hierbas. Pero lo típico son los tuhum barak, unos sabrosos ravioli rellenos de huevo y rebozados con aceite de sésamo, y el chaka, cuajada con hierbas que está deliciosa con pan de pita. Si cuando vaya hay carne disponible, no debe perdérsela cocinada en tushbera (unas masas de pan hervido). Una vez lista, se come sola o con vinagre y mantequilla. Presente el té verde chai.

Foto vía Pinterest

El plato tradicional oshi palav y sus contextos socioculturales en Tayikistán

En este año 2016 entro en la Lista Representativa del Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad. Este platillo es muy importante, el plov está en los corazones y estómagos de toda familia tayika. En el 2016 Es un plato a base de arroz que se cocina por horas, con garbanzos, zanahoria, una cabeza de ajo entero, carne de cordero y mucho aceite. No puede faltar en ninguna celebración.

El shashlik es otro favorito; una brochete a la parrilla que intercala un cuadrado de carne de cordero con uno de grasa. La versión más barata es de carne picada, que te impermeabiliza la boca con una capa de grasa. No es algo que se haga en las casas, sino que vas con amigos a comerlo a la oshkhona (restaurante).

 

Foto: 123rf

Llego el momento de contarles que entre las comunidades de Tayikistán, la preparación y consumo del plato de pilaf tradicional llamado oshi palav se considera una práctica que forma parte integrante de su patrimonio cultural. Considerado el “plato rey”, tiene hasta 200 variantes y se prepara con los siguientes ingredientes básicos: arroz, verduras, carne y especias.

La importancia que tiene esta práctica social para las comunidades tayikas

Se refleja en la existencia de refranes como “Sin ”osh”, no se traba conocimiento” o “Si comes una sola vez el ”osh” de una persona cualquiera. la respetarás durante cuarenta años”.

Foto vía: https://arbuz.com/recipes/uzbek-palov-osh-recipe/

Este plato lo preparan en los hogares o en salones de grupos de  hombres o mujeres que aprovechan la ocasión para reunirse e interpretar músicas y canciones. Los conocimientos vinculados a esta práctica cultural se transmiten de generación en generación en el seno de las familias, o de maestros a aprendices en escuelas de hostelería.

Cuando un aprendiz llega a dominar el arte de preparar el ”oshi palav”, invita a su maestro y otros comensales a almorzar en su casa. Durante esa comida al maestro se le regala un gorro y un traje tradicional, mientras que el aprendiz recibe como presente –en símbolo de su independencia profesional– una espumadera para preparar el ”oshi palav”.

La comida es el típico menú de Asia Central; mucha carne de cordero y un especial cariño por el aceite. Después de cada comida te vas con esa sensación de que por el bien de todos deberían limitar el consumo.

 

Comments

comments