Foto 123rf.com

Para obtener el famoso pastrami, ese ingrediente que está tan presente en los sándwiches de Estados Unidos, la carne roja (generalmente de ternera) debe someterse a un proceso de salmuera y ahumado. Esto con el propósito de eliminar todas las bacterias y poder conservarla durante mucho tiempo. Precisamente de allí proviene su nombre, ya que pastra significa preservar en rumano, país donde se ubica su origen.

Al principio, el pastrami se hacía únicamente con carne de gallina o de oveja, pero como en Estados Unidos era más barata y fácil de conseguir la ternera, los inmigrantes judíos que allí llegaron, en la segunda mitad del siglo XIX, adaptaron la receta. Con esa nueva fórmula lo popularizaron, a través de los delis, en Nueva York.

Explicado con mayor precisión, para el método más común, se selecciona una pieza de falda de ternera y se prensa para que escurra la sangre. Luego se expone a la sal para secarla y se le añaden especias como pimienta negra, ajo y albahaca. Para concluir, se ahúma. El resultado es una carne rojiza, baja en grasas, cubierta de especias y de fuerte sabor. Al momento de servirlo, se corta en finas lonjas y se puede consumir tal cual o pasarlo por la plancha para intensificar sus notas ahumadas y picantes.

Actualmente, hay muchas formas de prepararlo y se puede conseguir, incluso, de pescado o vegetales. Su uso en la cocina es libre, pero hay algunos que prevalecen.

El tradicional sándwich

Sándwich de pastrami
Foto 123rf.com

Tan sencillo como sabroso. El de siempre se hace con pan de molde de centeno, lonjas de pastrami y se sirve con mostaza y pepinillos. La mezcla de texturas y sabores es inigualable y de allí que prevalezca sobre el resto de las recetas.

Carpaccio de pastrami con rúcula

Carpaccio de pastrami
Foto vía fuetmagazine.com

Para un perfecto carpaccio, se cubre un plato con lonjas de pastrami y por encima se esparcen hojas de rúcula, alcaparras y piñones. Luego se baña con una salsa a base de aceite de oliva, mostaza, miel, vinagre, sal y pimienta.

Quiche con espinaca, acelga y pastrami

Quiche con espinaca, acelga, pastrami y queso
Foto 123rf.com

Otra forma deliciosa de incluirlo en las comidas es echarlo picadito sobre distintas preparaciones como guisos, pizzas, estofados y quiches. Si se trata de este último, una buena idea es elaborar un quiche de queso y agregarle por encima espinaca, acelga y pastrami picadito.

También le puede interesar: Al cocinar carnes, no solo se trata del fogón

Comments

comments