papas fritas

Uno de los legados alimentarios más populares de América al mundo son, sin ninguna duda, las papas. Hay muchas maneras de prepararlas y siempre son ricas, sobre todo si son papas fritas y quedan tiernas por dentro y crujientes por fuera.

Su elaboración de esta guarnición es muy sencilla. Para lograr que queden realmente “perfectas”, debe pelarlas y cortarlas en palitos del mismo tamaño o redondas. Luego déjelas en remojo en agua fría durante 20 minutos. Después lávelas y séquelas con papel de cocina. Fríalas a 180ºC, hasta que se doren ligeramente. Escúrralas, suba el fuego a 195ºC y fríalas unos minutos más. Déjelas sobre papel de cocina para quitarles el exceso de aceite, sálelas y sírvalas.

Por lo general, las papas fritas se aliñan con sal, mayonesa y salsa de tomate. Sin embargo, les proponemos tres opciones picantes que son variaciones de los aliños anteriormente mencionados. Sugerimos que las acompañe con papas gruesas, aunque las puede cortar según su gusto.

Sal china condimentada

sal y pimienta

Para ello necesitará de estos ingredientes: 4 cucharadas de sal marina y 1 cucharada de pimienta en grano de cada una de estas: Sechuán, roja, blanca, verde y negra.

Su preparación es muy sencilla. Lo primero que debe hacer es calentar a fuego lento los granos de pimienta en una sartén seca para que desprendan su aroma. Póngalos en una picadora o en un mortero con la sal y tritúrelos ligeramente. Sírvalos en un bol pequeño. Esta receta le da para unos 125 ml.

Mayonesa con wasabi

salsa de wasabi

Necesitará 2 yemas de huevo, 1 huevo entero adicional, 2 cucharadas de jugo de limón, ½ cucharada de mostaza de Dijon, una pizca de sal marina, 250 ml de aceite prensado en frío, por ejemplo de girasol (de oliva no) y 3 a 4 cucharadas de pasta wasabi (un tubo).

Para hacer esta receta, que le dará unos 500 ml, coloque las yemas y el huevo adicional en una batidora, agregue el jugo de limón, la mostaza, una pizca de sal y 4 cucharadas de aceite. Mézclelo durante unos segundos, hasta obtener una textura cremosa. Añada el aceite restante, una cucharada por vez (no en un chorro seguido).

Una vez incorporado todo el aceite, si la salsa resulta muy espesa, agregue una cucharadita de agua tibia. Incorpore la pasta wasabi justo antes de servir sus papas fritas.

Vinagre de ají picante y hierba de limón

Vinagre de guindilla

Ahora bien, si usted desea ir un poco más allá y tener una mezcla más poderosa en cuanto a picor, esta puede ser una buena opción. Lo único es que necesitará varios días para que se potencie el sabor.

Para hacerla, necesitará 500 ml de vinagre de arroz blanco o vinagre de sidra, 4 tallos de hierba de limón (cortados longitudinalmente), 2 ajíes picantes rojos, también cortados longitudinalmente y sin pepitas, y una botella de 500 ml esterilizada.

Lo primero que debe hacer es calentar un poco el vinagre en un una olla de acero inoxidable. Agregue la hierba de limón y los ajíes en la botella preparada. Con un embudo, vierta el vinagre caliente en la botella. Cuando se enfríe, tápela con un corcho. Deje la botella en una esquina exterior de su ventana al menos una semana. Luego utilice el vinagre de inmediato o cuélelo en otra botella limpia y esterilizada.

También le puede interesar: Bruschettas, un entrante suculento, variado y sencillo

Comments

comments