origen del panettone

La navidad sin el Panettone estaría incompleta. Varios países han adoptado este pan dulce de tal manera que ya es parte de su tradicional mesa navideña, sin dejar de mencionar que es uno de los mejores desayunos de la época, acompañado de un cremoso café con leche.

Pero alguna vez se preguntó ¿quién creo el Panettone? ó ¿Por qué se llama así? Existen dos historias del origen de este manjar y aunque se desconoce cuál es la versión original lo que sí es una constante en ambas es el nombre de su creador, Antonio, al que le llamaban simplemente Toni.

El origen del panettone en tiempos de monarquía

El primer relato refiere que nace en la corte de Ludovico Il Moro, señor de Milán desde 1494 al 1500, en la noche de navidad. El Duque habría mandado a preparar un banquete para Nochebuena, con deliciosos platos dignos de la riqueza de la corte milanesa; sin embargo, el postre se quemó.

El terror reinó por un instante en la cocina del Duque, hasta que se percataron de un pan dulce que había preparado el lavaplatos, llamado Toni, con las sobras de la comida. Era un pan dulce que había crecido muy bien, lleno de fruta confitada y mantequilla.

Este inconsulto postre tuvo un enorme éxito y Ludovico preguntó quién lo había concebido, así que trajeron al joven Toni quien confesaría que ese postre todavía no tenía nombre, por lo que el Duque decidió llamarlo “Pan de Toni”, nombre que con el tiempo se convirtió en Panettone.

O la connotación amorosa

La segunda versión narra que los primeros en endulzar un pan fueron los romanos, teoría testimoniada en una pintura del siglo XVI de Brueghel el Viejo y en un libro de recetas de Bartolomeo Scappi, cocinero personal de papas y emperadores en los tiempos de Carlos V. Pero aun así no se había creado el Panettone.

Se dice que este postre nació hace más de cinco siglos, alrededor de 1490, cuando un joven aristócrata, Ughetto Atellani de Futi, se enamoró de la hija de un pastelero de Milán. Para demostrarle su amor se hizo pasar por aprendiz de pastelero e inventó un pan azucarado con forma de cúpula a base de frutas confitadas y aroma de limón y naranja. Los milaneses empezaron a acudir en masa a la pastelería a pedir el “Pan de Toni”, nombre que había adoptado el joven.

El primer registro que se tiene del panettone como dulce navideño tradicional milanés aparece en un artículo del escritor iluminista Pietro Verri en el siglo XVIII, que lo llama pane di tono (pan grande).

Su industrialización hizo que su consumo se hiciera tradicional en Italia, y luego a nivel mundial, durante la Navidad. De aquel primer pan han derivado numerosas variaciones y se puede encontrar con uvas, pasas, piñones, almendras, chocolate y frutas confitadas. En Milán terminó por convertirse en un postre tradicional navideño, sobre todo desde que los empresarios empezaron a regalarlo a sus clientes como obsequio.

Comments

comments