frida kahlo

Frida Kahlo, sin duda alguna, es una las mujeres más emblemáticas de los tiempos. Su vida ha servido de inspiración a muchas personas en distintos ámbitos de la vida. Ahora es momento de repasar un poco lo que conformaba el menú de Diego Rivera y Frida Kahlo.

El copioso banquete de Frida Kahlo y Diego Rivera

Eligiendo su propia cronología, Guadalupe Rivera arranca con el mes de agosto, cuando tuvo lugar aquella fiesta de bodas en Coyoacán; allí se sirvió arroz blanco con plátanos fritos, huauzontles en salsa verde, sopa de ostiones, mole negro. Tarde en la noche, los invitados rezagados se sirvieron unas buenas porciones de pozole y toda suerte de tostadas; empezando por las de manitas de cerdo y las de pollo con aguacate.

Septiembre, mes de las fiestas patrias, de los platos que combinan el verde, el blanco y el colorado. En las celebraciones de 1942, Diego invita a varios viejos amigos de los años mozos de militancia y Frida comienza los preparativos por la tarde; escogiendo el vestido de gala de tehuana, con su huipil bordado en amarillo y rojo; falda negra de brocato de seda con holán blanco y rebozo amarillo; flores en el pelo y ocho anillos de oro en sus dedos.

En el banquete ofreció caldo miche de pescado, torta de elote, chayotitos rellenos, tunas blancas al anís, agua de lima, agua de horchata, agua de flores de Jamaica. Octubre, cumplía años Guadalupe, que en ese tiempo que vivió con Frida, tuvo su festejo con sopa de jocoque, macarrones con espinacas, pollo frito en almendrado, carne con pulque, guayabas en sancocho y unas masitas con merengue francés graciosamente llamadas militares de París…

Más fiesta, más comida

Y siguen las fechas y las fiestas: en noviembre, Todos los Santos y los Fieles Difuntos; diciembre, las posadas navideñas y el fin del año; en enero, la rosca de Reyes; febrero, un bautizo el Día de la Candelaria…

Hasta llegar a julio cumpleaños de Frida y una mesa donde reluce el pipián verde con cerdo y nopales, destacan los rojos de la tinga poblana, las pechugas en escabeche aportan los perfumes del oliva, el vinagre, el ajo, el tomillo fresco

El pescado se sirve en hojas de acuyo y no falta el mole poblano, las ensaladas, el dulce de camote y piña, hecho con 2 kilos de batatas amarillas, un ananá, 2 tazas de azúcar y 150 gramos de piñones. Deleites para los cinco sentidos, dignos de alguien que, al decir del Wen Fu chino hace añares; hacía brillar todo lo que encerraba luz, hacía vibrar todo lo que guardaba sonido.

(vía Página 12)

Comments

comments