La importancia de los manteles sobre la mesa

Una tradición perenne en la industria gastronómica es la de colocar manteles sobre la mesa. Una práctica que cumple funciones decorativas y, además, otorga un carácter formal al lugar en el que se está cenando.

Sin embargo, en palabras del crítico gastronómico de ABC Carlos Maribona, una nueva tendencia está apareciendo. Según él, la tela utilizada para cubrir la superficie en que se come está empezando a ser desplazada por lo que él califica como “uno de los mayores males de los restaurantes”: servir directamente sobre la mesa. Esto, dice, surgió para brindar un toque de “informalidad”, pero ahora parece ser un asunto normalizado en el sector culinario.

Maribona refiere que esto representa una “práctica poco higiénica”. Colocar alimentos y cubiertos directamente sobre la mesa no es la mejor idea, dado que “no sabemos cómo ha sido limpiada”.

Parte de la opinión del periodista se basa en un reciente estudio realizado por el Instituto Tecnológico Textil, el cual fue titulado Bioburden. Las investigaciones determinaron la importancia del mantel sobre la mesa en lo que al aspecto de salubridad se refiere.

Manteles sobre la mesa para una mejor higiene

La importancia de los manteles sobre la mesa

Los resultados determinaron que una mesa “desnuda” puede contener hasta 37 veces más bacterias y microorganismos. Esto específicamente si se compara con una que esté cubierta con un mantel de tela. Por otro lado, materiales como el PVC aglomerado, muy usado en restaurantes, puede tener una carga bacteriana de hasta 4 veces más que la tela. Los análisis se realizaron por contacto directo en mesas para determinar la cantidad de microbios presentes en todos los casos.

Asimismo, el organismo advierte que toda superficie tendrá siempre “cierta carga microbiológica. Esto debido a que ninguna es completamente estéril”. Para el crítico de ABC no es necesario que todos los restaurantes usen manteles de tela. Sin embargo, alega que “algunos, por sus precios, deberían considerarlo”.

“Un comedor con las mesas bien vestidas es mucho más bonito y acogedor”, cita Maribona. Culmina tajantemente comentando que “una mesa sin mantel puede ser muy moderna, pero ni es bonita ni es higiénica”. Para él es un deber exigir manteles sobre la mesa en los restaurantes.

También le puede interesar:   Normas de etiqueta inesperadas alrededor del mundo

 

Comments

comments