Circuito de la Excelencia
Fotos vía: Circuito de la Excelencia (montaje Cocina y Vino)

Corría el año 2000 cuando varios posaderos venezolanos se reunieron con la intención de crear un sello de calidad, en el que los huéspedes se sintieran cómodos y bien atendidos. Cuatro años después, la idea se materializó y nació el Circuito de la Excelencia, conformado por emprendedores para ofrecer confort, calidez, servicio personalizado y buena gastronomía.

En aquel entonces, cinco posadas formalizaban esta asociación con el apoyo de la Unión Europea, el Banco Interamericano de Desarrollo y el Banco de Desarrollo de América Latina. Actualmente está integrada por 23 hospedajes, ubicados en los estados Aragua, Bolívar, Carabobo, Dependencias Federales, Falcón, Guárico, Lara, Mérida, Nueva Esparta, Sucre, Táchira y Yaracuy.

El buen comer y todo lo que conlleva es fundamental -entre otros aspectos- para pertenecer a este gremio. “Tenemos estándares de calidad y compromiso constante. Hay un proceso de auditorías periódicas en diferentes áreas y la gastronomía no escapa a ello”, destaca Édgar Sánchez, miembro fundador del Circuito.

Circuito de la Excelencia
Foto vía: Circuito de la Excelencia

Estas evaluaciones no solamente reflejan la comida propia de cada posada, sino también desde cómo servir la mesa y un vino, vajillas, emplatado y cubiertos, hasta la atención en sala. Eso sí, prescindiendo del concepto de ser elitista.

“Hacemos énfasis en la cocina del lugar donde se encuentran cada uno de nuestros miembros. La idea siempre ha sido, y será, la de potenciar la cocina venezolana con influencias de otras”, precisa.

Vendedores de experiencias

Circuito de la Excelencia
Fotos vía: Circuito de la Excelencia (montaje Cocina y Vino)

El concepto que tienen los dueños de cada una de las 23 posadas que integran el Circuito de la Excelencia, es que los huéspedes disfruten desde que llegan hasta que se van, no solo cuidando los detalles y la infraestructura, sino también a nivel gastronómico.

“En la mayoría de los establecimientos del Circuito no es solamente comer bien y ya, sino que sea una experiencia. Es que la gente pase una grata comida a través de la sensación de sabores de origen, que te recuerden la infancia. La cocina venezolana es deliciosa y se ha perdido porque creemos que es una cachapa, cochino frito y pabellón. No es así, es mucho más que eso”, afirma Sánchez, que también es propietario de la posada El Solar de la Luna, en Morrocoy.

En ese sentido, “nuestra cocina es rica en variedad y sabores. Las grandes matronas venezolanas se regían mucho por lo europeo. Un plato que venía de París para ellas era lo máximo, pero hubo un proceso de transformación”.

Circuito de la Excelencia
Foto vía: Circuito de la Excelencia

Sobre la propuesta de su hospedaje, que Édgar Sánchez comparte con su esposa, Bertha Paula García, resalta que “reúne los sabores mantuanos, con especias del Pacífico, colores del Caribe y aromas secretos. En mi posada la atención es personalizada. Las cenas comprenden un menú degustación de cuatro platos: entrada, intermedio, sorbete para limpiar el paladar, plato principal, postre y café o infusión”.

Por su parte, Bertha señala: “Somos vendedores de experiencias. El venezolano es anfitrión, cálido, somos serviciales cuando la gente lo pide y necesita. Esa es nuestra bandera en el Circuito”.

Hacia dónde va

Circuito de la Excelencia
Foto vía: Circuito de la Excelencia

Pero si hay que hablar de grandes logros del Circuito de la Excelencia en estos más de 15 años, uno de ellos es que ha impulsado la formación de 10 clúster de turismo en Mérida, Trujillo, Lara, Yaracuy, Carabobo y Miranda.

En esta constante búsqueda por mejorar, trabaja en dos iniciativas. Una es la Plataforma integral de gestión de turismo. Allí cualquier persona podrá organizar y confeccionar un proceso de reserva y paquete, a partir de dos o más posadas del Circuito. Es decir, tendrá la posibilidad de realizarla y concretarla efectivamente.

Dicha herramienta también va a permitir que los usuarios opten y accedan a cada posada a través de reservaciones nacionales e internacionales. Adicionalmente, esta aplicación será de gran utilidad para los posaderos con el marketing digital, y el control y gestión de calidad en la operatividad de cada uno de los hospedajes.

La otra iniciativa a la que apunta el Circuito de la Excelencia tiene que ver con el Sello verde, que cada vez toma más fuerza en el turismo internacional. Esta asociación no quiere quedarse atrás en este aspecto de optimizar el uso de los recursos y lo sustentable.

Con este proyecto, los posaderos buscan reforzar la conservación ecológica, por lo que implementarán buenas prácticas ambientales, protección de la flora y la fauna, la gestión del agua y la energía, así como el manejo de los residuos y el reciclaje.

Coordenadas

www.circuitodelaexcelencia.com.

También le puede interesar: Productores artesanales larenses dignifican el verdadero cocuy

Comments

comments